LA PLAZA DE TOROS

 

La plaza esta desolada 
vacía, pálida, sola.
En Quito sus puertas están cerradas.

Los sueños adormecidos, 
cuando paso por la plaza 
dan ganas de llorar.

No se oye la voz de los toreros.
Ni el bramido de los toros.
No queda nada.

Los aficionados soñamos que algún 
día la plaza abra sus puertas
para ver la corrida.
Nuestras súplicas son vanas 
el poder puede más que los taurinos
extrañamos la fiesta brava
donde sueños hilvanamos
ahora ni sueños 
ni hilvanes quedan.

Lloramos como la zarzamora 
aunque las lágrimas inunden el ruedo
Sin fiesta brava quedamos.

La plaza cerrada 
Parece una casa sin dueño
hemos dejado en la plaza 
algo que no recuperaremos
sino nos abren las puertas.

Delia Eloisa Dousdebés Veintimilla
21/08/2018

Comentar