La visita

Soñando con el mañana, me sorprendió aquel rostro
Sus ojos eran muy tiernos, mucha paz me reflejaban.
No intercambiamos palabras, solamente una mirada.
Llenó de luz mi presente, guiándome al futuro.
No le pude preguntar, que quería de mi persona.

Tantas preguntas quedaron en mi corazón ansioso.
¿Que mensaje me trajiste?¿Por qué a mi, tú me elegiste?
¿Soy digno de tu visita? Contéstame por favor,
eres el que yo imaginaba, o solamente soñé
que hoy Dios me visitaba.

Comentar