Mateando

 

 

Noches que van, 

noches q vienen,

 Y Que al final de cuentas,

Con el dia desaparecen

 

Rayos de luz, 

Que atraviesan mi ventana.

Reflejos crudos,

De una fría mañana.

 

El vapor de la pava,

Que interrumpe mi calma.

Y un calor intenso,

Que enciende en mi alma.

 

Un sorbo, Dos sorbos,

De ese mate amargo.

Que con solo pensar en la vida,

Se hace cada vez mas largo.

 

Trato de no pensar,

Pero me invaden los recuerdos.

Quiero olvidar,

Pero no puedo dejarlos sueltos.

 

Me aconsejaron olvidarlos,

Me aconsejaron mucho.

Pero tratando de hacerles caso,

A mi corazón casi no escucho.

 

Tiempo al tiempo me dijeron,

Pero no aclararon,

Que el tiempo no pasa,

Si no esta la persona que quiero.

 

Esa persona,

Que ocasiona tanto en mi.

La que me lleva a la muerte,

Y me hace revivir.

 

La que me lleva a todos lados,

Con su gran esplendor.

Me tiene atontado,

Por tenerle tanto amor.

 

Jugó conmigo,

Y Eso no lo niego.

Pero q le voy a hacer,

Sus ojos me dejaron ciego.

 

Entre en su juego,

Y asumo que me divertí.

Yo estaba en otra cosa,

Era ella quien jugó por mi.

 

Fue ella, la que movió mis piezas,

Encerrando a mi rey en jaque.

Permitiendo que las suyas,

Gritaran el mate.

 

Y hoy, mate tras mate,

La recuerdo en soledad.

Con un triste recuerdo suyo,

Que con orgullo, lo hice marchar.

 

El hombre no debe sufrir por amor,

Eso fue lo que aprendí.

Por eso en aquel instante,

La deje partir.

 

Dolió lo admito,

Dolió demasiado.

Pero mas vale sufrir una vez

Que sufrir por siempre...

 por no ser amado.

 

F.R

 

TEXTO INSCRIPTO Y SUJETO A DERECHOS DE AUTOR. PROHIBIDA SU COPIA Y/O COMERCIALIZACIÓN

Comentar