Musa

A veces, me la imagino,

Cruzando rauda la pared,

Y en un instante, que es eterno,

Llenando por completo mi ser.

 

A veces, me la imagino,

Cuando ya no puedo pensar.

Tan solo siento su presencia,

Y me siento reventar.

 

A veces, me la imagino,

Cuando ya no hay qué hacer,

Y su favor es inmediato,

No deja mucho que perder.

 

A veces me la imagino,

Cuando la vida ya no vale.

Cuando el dolor es todo, todo.

Pero ella, lo invade.

 

A veces, me la imagino,

Cuando ya no hay inspiración.

Y ella llega. Rauda. Libre.

Me entrega todo su amor.

 

A veces, me la imagino,

Vacío y ya sin sentimientos.

Y su abrazo maternal,

Reconstruye mis cimientos.

 

A ti te quiero agradecer,

Oh, musa de mi inspiración,

La creadora de mis versos,

Mi compañera de emoción.

 

Lunes, Julio 07 de 2014

 

Comentar