NO ME LLAMES EXTRANJERO

Porque tu tierra no me vio parir

no me llames extrajero,

que la tierra que me vio primero

la amé pero no me dejó vivir.

 

No me mires con esos ojos

que son los ojos que no me ven,

sólo miran a un extraño que quiere avén

con los hermanos hombres despojos.

 

No me tomes como un extraño

pues tu destino es el mismo clamor

del que grita pidieno amor

de la tierra que pisa aledaño.

 

No me insultes al verme primero

y despues preguntes de donde vengo,

pues sólo pido aquello que menos tengo

hospitalidad y que no me llame extranjero.

 

El destino del hombre tornasola

en dirección al sol que le cobija

buscando aquello que añora la hija

de la desesperación que me asola.

 

Es por eso que te pido con esmero

cuando me veas vagar por el mundo

como un poeta vagabundo,

que no me llames extranjero.

 

Fdp.: Alfonso J. Paredes

Todos los derechos reservados

SafeCreative/Copyright

Comentar