NO SIGAS MINTIENDO

 

No me mires cuando hablas

Porque sé que mientes,

No digas palabras dulces

Impregnadas de hiel amarga y veneno.

Siempre la palabra vana

El vocablo tierno,

 los ojos soñadores y la caricia  perfecta

Me rinden a tus pies

A sabiendas que la falsedad

Inocula en mis sentidos

El dolor del engaño.

Hace meses lo supe

Y hace pocos días lo vi…

No mientas más, no digas que me amas,

No jures por lo más sagrado

Que todo es falso

Y que no es lo que yo pienso

Si hasta en las sábanas de nuestros encuentros

Hay otro aroma… el olor del amante.

 Y te digo adiós por siempre

Mi venenoso amor.

Comentar