NOCTÁMBULO

Son las once de la noche

afuera está lloviendo

la lluvia trae extraños cantos de otrora

mis oídos se engolosinan con ellos

y al fin

esos mismos cantos

inundan mi corazón.

¿De que hablan esos extraños cantos?

¿Acaso me arrullaron de niño?

¿Los cantaba mi madre o mi abuela?

¿Qué hada madrina los cantó al borde de mi cuna?

No lo sé

pero ellos hace tiempo me acompañan

me siguen por los campos

entre las páginas de los libros que leo

o en aquellas mujeres

cuyos ojos se cierran

cuando las beso...

Son las once de la noche

y yo como el noctámbulo de siempre

recuerdo esos cantos

esos besos

esas manos que me acarician

y esos ojos que me desnudan en la noche

tal como lo sintiera

muchos años atrás...

Son esos cantos los de siempre

son esos ojos los de siempre

son esos besos los de siempre

repitiéndose eternamente

como la tortura de quien opta

por ser noctámbulo

por siempre.

 

Comentar