Nos dimos el adiós

Anoche… por fin, nos dijimos adiós
… ya no quedaba nada.
Sin embargo, durante años,
fingimos el amor que no sentíamos
por conveniencia.
Nada queda.

El poco afecto ya pasó al olvido;
las horas de pasión desenfrenada
son un recuerdo que pronto pasará
con la ayuda de otros brazos
y otros besos
y otros cuerpos
y otras bocas que pronuncien
las palabras de amor tan repetidas
siempre entre enamorados.

Quedan los versos que una vez brotaron
por la emoción del instante
Las fotos, todas,
En mil pedazos
volaron con el viento de la tarde
hacia un nuevo amanecer sin nombres.

Al nacer el día
cada uno tomó su rumbo inciertos
sin un abrazo… ni un beso...
No hicimos promesas ni reproches
y las cenizas del amor de ayer
se esparcieron con los minutos
del último adiós.
Hasta el infinito.

Edgar Tarazona Ángel
http://edgarosiris310.blogspot.com

 

Comentar