OBSESIÓN.

 

 

 

No es la primera vez, ¡No!

 

que dejo pasar el tiempo

 

gritos de los lamentos

 

de entre oportunidades vedadas

 

 

 

que vio al gavilán de cuello colorado

 

saltando desde la cuneta

 

la dirección del matorral

 

¡intrincado!, no le restaba ni cohibía

 

los carros rozaban su cola de ímpetu

 

pero no se inmutaba… piaba.

 

 

 

El agua también es así… se cuela

 

se filtra, hay que contenerla, represada

 

pero en descuido, ¡plash! está

 

toma lo que se le niega.

 

 

 

Así de resoluta…la actitud, la espera

 

si, si, la espera que no se espera

 

que es obsesión sin proponerla y está

 

que como zarpazo, si llega

 

se toma, se aprieta, se quema

 

y todo ese fluir de recatos se segregan

 

por el bulbo exquisito que se anhela.

 

 

 

No es la primera vez, ¡No!

 

que vio al gavilán de cuello colorado

 

el agua también es así…se cuela

 

así de resoluta, la actitud, la espera

 

por el bulbo exquisito que se anhela.

 

 

 

EPEV2015.

 

Comentar