Permanente Olvido

Permanente Olvido

 

 

 

¿Quién se libera de la muerte?

Para unos sin vivir

Una aberrante locura

Para unos locos

Morir es un deleite.

 

Lo que es cierto,

Y nunca jamás, dejará de ser

Es por ironía de la vida

El eterno guiño que anuncia

Una inevitable despedida.

 

Más para hacer permanente un nombre

Ocupando lugar entre hombres

Es morir pronto, con honores

O su miserable desdicha

Sin el saber vivir, pordiosero

Sin actos alfados

Ni dignos de admirar.

 

Aquellos pocos locos

Que se hacen eternos

Permanecen exentos del olvido

Y… en la tierra

Su presencia jamás se acerca al invierno

Se hace permanente en los corazones de gracia

Y visible en las memorias rugosas

Más qué, aquel que con miedo vive

Quien la voluntad abandona

Y no prevalece en promesas

Paga la mayor de las condenas

 

En un Permanente olvido.

 

 

W. Benjamin del libro, Sentencia Poética
derechos de autor DNA

Comentar