Retazos de amor

Prométeme que no cambie la risa de tus labios.
Sin que suene a misterio;
pero presiento que todo cambiará de algo fructífero.
A menos que se sorprenda la razón de quererte mas intensamente...
confundiendo la realidad con el sueño que siento solo en amarte.

¿Pero qué es amarte?
Acaso el sabor de tus labios no están en los míos,
y el color sonrosado de tus pupilas a tocado mi piel.
¡Prométeme! que solo el aroma de tu cuerpo
es el que fastidia de regocijo mi alma tentadora de locuras.
Ruego de ti y pido porque así fuese;
luego cambiaren las trompetas que tocan la melodía
junto al arpa de nuestro jardín,
volaré, volarás por siempre en el filosófico semblante
locura de la eternidad en risas cantos y jolgorios.

 

Comentar