Se me muere el alma

¿Y ahora yo qué hago?
¿Y ahora yo qué digo?
No tengo más motivo
No tengo inspiración.

La muerte en un latido.
El ser entre la nada.
La vida en un segundo,
Carente de emoción.

El mundo a mi me esquiva.
Deseos incumplidos.
El sueño destruido,
Sin esperanza, ni motivo.

No tengo ya más nada,
Siquiera esperanza.
No tengo ya deseos,
Deshecha está mi alma.

No tengo un futuro.
No tengo un motivo.
Aquello lo que quiero,
Me tiene impedido.

De ello se aprovechan,
Aquellos que conocen.
Me utilizan como quieren,
Y drenan emociones.

Me seco poco a poco,
No tengo esperanza.
Y en esta desazón,
Se me muere el alma.

Martes, 27 de enero de 2009

Comentar