SE VA EL OTOÑO.

Se van los oros y llegan las platas, 

se va el pintor de los campos dorados y tardes airadas.

Aún quedan algunas, míralas ahí tumbadas,

como alfombras que engalanan las gargantas

de los dragones dormidos,

aunque ya saben que los taparán

los copos de la antesala de la vida. 

Ya está aquí quien cobija

los sueños de los que comen madroños,

para helar la sangre de los que no tienen cobijo;

pero, no te asustes, pues tras de sí llegará el aliento

aunque es el momento

en que se van los oros y llegan las platas.

Volverá el pintor de los campos dorados y tardes airadas,

aunque ahora ya se va para dar paso a ese niño

de mirada perdida y frío aliento con el que hiela el alma.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

REGISTRO DE LA PROPIEDAD INTELECTUAL Safe Creative/Copytight

Perteneciente al libro "Trilogía Agua, Aire, Vida y Otros Relatos"

Prohibida la reproducción total o parcial en cualquier medio o soporte sin el consentimento expreso del Autor.

Comentar