Sin instrucciones

Dedicado a mi ángel de luz... Angie

Cuando te sentí en mi cuerpo
tu corazón me avisó que era hora
la felicidad desvaneció los temores
y juntas empezamos a vivir.

Aprendiste a luchar
aunque el suspenso nos invadió
no fue suerte, fue sinceridad y valor
vencimos con nuestro gran amor.

Cuando llegó  día de conocer tu rostro
lo recuerdo como si fuera hoy
la dulzura de tus ojos.
cómo un ser tan pequeñito
podía hacerme sentir algo tan infinito

Ahora estas creciendo
a tu propio ritmo
ya pasamos del gateo y los pasos
a los disfraces  y festivales

Pero siempre es tiempo de amor
de verte bailar y sonreír
tiempo de ser madre e hija
como en estos cuatro años y los que nos quedan.

Comentar