Te miro y te recelo como un padre en peligro

A mi guagüita que pronto crecerá.
Un besito

Un día el sol se filtró por la ventana
un aire cálido y aromático llega a mi olerera
la luz de un nuevo día
una nueva ventura del corazón
cálida y amorosa surco los cielos
los valles y los montes
como si tuviera  alas surcos los aires.

Y se cobijo en tu  vientre con esperanza nueva
una nueva vida latía dentro de mí amada
como el soplo de vida de Dios
que romanticismo me cubrió con su mantos
que derrumbante luz segó mis ojos ese día
y como una semillita te acurrucabas
dentro muy dentro de nosotros.

Gracias hija, te miro y te recelo como un padre en peligro
te cuido y te velo, en tus noches, en tus días
y tu madre me mira  desconsolado
tratando todas las formas de cuidarte
me hago grande, me hago fiero
para que no dañen tus suaves alas de ángel

Un ángel que un día prendera su vuelo
retocara el mundo con su suave aroma
de cristal y amapola batallando por su anhelo.
Un puntito como te llame
y un gran punto para la humanidad
un gran paso en tu vida harás
y todos te lo retribuirán.

Comentar