Treinta segundos

Son treinta segundos. Muy poco tiempo.

Algunos, tal vez, ni siquiera lo ven.

Pero en este tiempo, la vida ha cambiado,

La vida ha acabado en un santiamén.

 

Son treinta segundos. No es casi nada.

Nada importante puede ocurrir.

Tan solo las vidas de muchas personas,

En treinta segundos están sin porvenir.

 

En treinta segundos, la muerte arrasa,

Con cientos y miles sin discriminación.

En treinta segundos, el suelo se alza,

Las casa caen, ¡total destrucción!

 

La tierra se mueve, los mares se agitan,

El Cielo se cae sobre la ciudad.

Y en treinta segundos, millares de seres,

Se han quedado sin un hogar.

 

En treinta segundos, otros han perdido,

Familias enteras y a quién aman más.

Y en treinta segundos, familias enteras,

En huérfanas tristes quebradas están.

 

Dolor y ardor. Clamor y tristeza.

Pánico eterno. Y terror sin fin.

Es lo que deja un terremoto.

Es lo que Ecuador alcanzó a vivir.

 

Y esos treinta segundos han cambiado la vida,

De cientos, de miles, de millones tal vez.

Pero bien es sabido que en la tragedia,

Resurge el alma con gran timidez.

 

Se unen los hombres, naciones enteras.

Y todos quieren su mano tender.

Benditos aquellos que ayudan a otros,

Y no abandonan a quienes ven desfallecer.

 

En treinta segundos el mundo cambia,

Y el mundo se une a más no poder.

En treinta segundos nos volvemos hermanos,

Hermanos de sangre, de un solo querer.

 

Y no nos importan ni razas e idiomas.

Los colores y clases desaparecen también.

En treinta segundos, solo seres humanos.

Somos seres humanos con un mismo haber.

 

Espero que siempre que un hermano se caiga,

Y siempre que alguien llegue a sufrir,

En treinta segundos, se reúna el mundo,

Y ayude a él con su porvenir.

 

Pues somos hermanos y somos uno,

Y como unos sufrimos y sentimos también.

El ser humano no es egoísta,

Olvida el ego cuando quiere querer.

 

Son treinta segundos, solo treinta segundos,

También a ti te pueden tocar.

Ayuda ahora, piensa en el prójimo,

No olvides que eres parte de la humanidad.

 

Viernes, Abril 22 de 2016

 

Comentar