Un día te encontraré

No tuve la dicha de conocerte abuelo
solo los recuerdos, tus fotos, y una vieja credencial
Como hijo de inmigrante, fuiste comerciante
En aquella esquina llena de recuerdos
aún vive el duende de tu voz
Cuando vuelvo al viejo barrio de mi niñez
recorro con mi mirada cada ladrillo
fieles testigos de un rico pasado
guardando en su mudo interior
secuencias que añoro vivir

No tuve la dicha de jugar contigo
ni escuchar historias de tu juventud
Pero se que un día estaremos juntos
y ahí seguro te he de escuchar
Tomaré tus manos, te acariciaré el bigote
con un beso grandote, ya no te me irás

Comentar