Un lugar en blanco... 1976

He venido hasta aquí
Porque en estos momentos no encontré mejor lugar
Que un espacio en blanco...

Sobre mi cabeza hay una cúpula oscura de estrellas
Y una luna negra  se adivina detrás de mis pensamientos...

¿Me siento triste en una de mis plazas del planeta que habito ?
Creo que no...
Diferente y distanciado si...

Hoy, alguien, arrancó de golpe todas las hojas de mi calendario...
Te quedan tres horas, tres días, tres meses...
¿Ves este montón de papel sin nombre?
Pues ya no significa nada...

¿A quién decirle que el reloj de tu vida tiene las horas contadas?,
Que ya no vas hacia adelante si no hacia atrás...
Que cuando eres techo
Te toca abrigar los dolores de los demás...
Hasta que un frío helado te cubre a ti también de escarcha...

¿A quién contarle sin llorar qué en la próxima primavera
Crecerán flores sobre tu pecho...?
Que el mar es tan salado porque acoge las lágrimas de los impotentes...
Que este mundo seguirá girando y luchando y existiendo sin tu risa...

Como explicar que algo se ha apoderado de tu destino
Que se nutre de tus células
Que te recorre una y otra vez minando en cada latido
Una pequeña porción de tus fuerzas...

De donde sacas el valor para tatuar entre tus ojos :
¡quiéreme ahora! ¡será tan poco tiempo!
Puedes fingir aunque sea por piedad
Que una parte de mi impronta quedará impresa en tus huellas...

Puedes decirme sin comprometerte
Que sentiste mi ternura deslizarse por tu piel
Que en algún momento hasta imaginaste poseer mi cuerpo
Que mis manos fueron como palomas de paz en tu desasosiego...
Puedes decirlo... Si quieres...

Hoy he dado un paso el último ese que no das si no te obligan
Me he enfrentado al tramo final de mi escalera...

Y cuando esto que me corroe por dentro me dé su abrazo final
Seré solamente la sombra que en momentos fugaces
Se escurrirá entre tus dedos...

Mañana..., mañana tal vez sabrás
Lo que esta noche no quiero que sepa nadie...

La tómbola de la vida reparte boletos sin nombre
Y cuando me vaya,
Llevaré entre mis manos el tallo de una rosa
Para que me acompañe...

 

Comentar