Y EN EL FONDO TE DIGO En mi tejado de tejas rojas

EN MI TEJADO DE TEJAS ROJAS

En mi tejado de tejas rojas, anida un gorrión,

de canto chirriante y avispado vuelo,

va y viene con su alimento que recoge del suelo,

me gustaría acariciarlo y tocar sus plumas de algodón.

Ya regresa con comida para sus crias en su pico

amarillo espiga y de esta escoge su trigo,

regresa al nido al calor de su abrigo

repartiendo orgulloso el alimento rico.

Se asoma al borde de la teja con el pecho henchido,

alardea orgulloso frente a la corneja, con su trino

chirriante música celestial en su oido fino,

qué sinfonía escucha mi oreja y penetra en mi oído.

En mi tejado de tejas rojas hay un algaravío,

por la mañana cuando sale el sol,

cuando se oculta en las largas tardes de estío

ilumidos los campos con sus colores de arrebol.

Ya regresa de nuevo y en su pico un caracol engarzado,

míralo que gracioso y orgulloso el gorrión

que asomado a las tejas rojas de mi tejado, 

entona altanero y henchido su pecho, una canción.

TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS

Safecreative/Copyright

Comentar