Identificarse Registrar

Identificarse

Índice del artículo

Ahora la mirada inquisidora era la de él, los ojos azules hacia el suelo, solo escuchaba, solo esperaba, solo oía pero no modulaba palabra alguna. “Vamos a hacer nuestra propia vida con nuestro propio esfuerzo” exclamó con un tono que no era el normal del muchacho calmado y tranquilo que hace unos años a la gran casona entró.

Se levantó de la silla y mirando al padre se disculpo y le dijo que desafortunadamente el no podía aceptar ese gran ofrecimiento que el compromiso con la hija era con el corazón y que con su propio esfuerzo y dedicación el podía salir adelante y brindarle una vida digna como su hija lo merecía, volvió a pedir disculpas esta vez mirando a la madre y estirando el brazo hacia su compañera la tomo de la mano y la llevo hasta el balcón donde estuvieron conversando por una hora.

 

La conversación cada vez subía más de tono hasta que él mirándola fija y profundamente a los ojos le ofreció ir con él hasta el final, le prometió futuro, le aseguro tranquilidad, le pidió que estudiara en la ciudad lejana, le regalo un beso en la frente diciéndole que sí que podían y que eso era lo que él le ofrecía. Nunca la forzó, nunca se sobresalto, simplemente casi lo imploro.

“Me quiero quedar a terminar mi carrera en la gran ciudad” escuchó. La mirada que él ya conocía le indicó que era una definitiva que lo empezaba a derrumbar por dentro, como no quería demostrar esa debilidad que estaba sintiendo le apretó entre sus brazos y salio de la gran casona dejando el trago servido y al pequeño perro ladrando sin parar.

Montado en el avión de regreso a su trabajo guardaba una leve esperanza, pensaba que el cariño que se tenían iba a primar por sobre lo material y que de alguna manera la convencería para que fuera a la ciudad lejana pues él estaba seguro que le podría gustar y que podía hacerla quedar.

La llamó por una semana entera pidiéndole que llegara el fin de semana para que conociera la ciudad lejana que le dijera para cuando le enviaba los tiquetes y que la esperaba. Siempre hubo una negativa porque era el tiempo de exámenes y no quería perder ni un segundo, ya se conocía su dedicación y esmero en el estudio.

Pasaron meses. Una tarde como cualquiera entró a su apartamento y observó un sobre que estaba en su caja de correo, muy intrigado se afano en abrirlo y se llevo la sorpresa más grande de su vida cuando leyó que quien le escribía era un conciliador matrimonial citándolo para establecer los términos de su divorcio. Ahora era imposible describir la sensación que sentía, rabia, pena, frustración, desasosiego, impotencia. ¿Quién podía describir eso que le pasaba por todo su cuerpo? ¿Quién le podía decir que estaba pasando y porqué?

No dudo más y se dirigió al teléfono ciego de furia, hizo la llamada que terminó absolutamente todo lo que algún día pudo haber construido se porto como nunca antes lo había hecho con su excompañera. Boto todo por la borda y lo tomo como una ofensa que jamás podría perdonar. Acabo la relación que otros terminaron.

En la gran ciudad hay una odontóloga maxilofacial eminente quien tiene 12 horas de su día completamente copadas atendiendo gente y arreglando sonrisas, sonrisas de muchas otras personas porque a la profesional consagrada y dedicada es muy difícil observársela.

 En la ciudad lejana quedo él, conservo su trabajo y a su familia, una familia que formó después de mucho sufrir y de mucho penar pero esta feliz viviendo y gozando de la compañía de los suyos, los que creo y en los que creyó. Esa relación que en su juventud vivió y el secreto que nunca compartió así quedó, como el secreto que no se revelo.

BEN!

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Bienvenido a la comunidad de escritores, poetas y artistas del mundo.

 

Aquí podrá darse a conocer, conocer a otros, leer, disfrutar, compartir, aprender, educarse, educar, soñar y vivir el mundo de fantasía que hay en todo artista.

 

¿Quién sabe? ¡A lo mejor también es uno!

Lo más leído

Están en línea

Hay 198 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver