Monstruo

El aire huele a rosas, aunque no es aun primavera.El invierno todavía tiene mucho que decir pero allí, en aquel jardín rodeado de árboles, el aire huele a rosas.Ella camina por entre las flores acariciándolas suavemente, respira profundo y suspira. El aire huele a rosas.El día de invierno es despejado, como pocas veces, ha caído poca nieve este año, muy poca y por eso ella solo está con un ligero vestido crema sin hombros, un sombrero de ala ancha para cubrirse del sol y suaves zapatillas blancas.Mira el cielo y algún que otro rastro de nube pinta de algodón el azul paisaje, está contenta, lo dice su sonrisa, lo dicen sus ojos, lo dicen sus suspiros.Llega por fin al centro del jardín donde hay una pequeña fuente circular y en...

Leer más: Monstruo

Homenaje a Ray Bradbury

 Homenaje a Ray Bradbury. Durante años discutí con un filósofo del otro extremo de Marte sobre cual era la cualidad más preciada de los seres conscientes. Mis ondas cerebrales atravesaban páramos, montañas y cañones comunicándole mi predilección por la curiosidad. La perseverancia, me respondía el flujo de su pensamiento después de atravesar la misma extensión.En el año de la peste, cuando la última expedición de la Tierra nos trajo su cohete y con él la epidemia, me acerqué al...

Leer más: Homenaje a Ray Bradbury

CARTA A CAPERUCITA ROJA

Querida Caperucita:Es necesario que sepas que cuando vayas de visita con la abuela, o a la tienda de la esquina, o salgas del Colegio, o simplemente camines por el bosque admirando las flores silvestres debes estar alerta y tener los ojos bien abiertos.No se te ocurra distraerte, obsérvalo todo porque el lobo puede estar en cualquier parte…y no todos los lobos son malos, los hay peores. Algunos ni siquiera te dejarán tomar el camino más largo porque te someterán ahí mismo. Otros, te...

Leer más: CARTA A CAPERUCITA ROJA

LA PRINCESA QUE NO QUERÍA COMER

 En un reino lejano había una princesa que nunca quería comer. Estaba tan pero tan consumida que bastaba con que alguien soplara delicadamente frente a ella para que perdiera el equilibrio. El rey y la reina, naturalmente, estaban muy preocupados. No importaba cuánto se esforzaran por ofrecerle platillos deliciosos, pasteles finos, frutos exóticos o brebajes revitalizantes: la princesa se negaba a probar bocado.Como es costumbre, anunciaron en cada rincón del reino que aquel que...

Leer más: LA PRINCESA QUE NO QUERÍA COMER

El insidiador

En aquel helado invierno fue la vez primera en que vi sus vacíos ojos. Acechante, su figura se difuminaba en la ventisca tal pavoroso fantasma. Eternas eran las noches que de un lugar a otro debía correr, aterrado y desorientado.A veces decidía, en completa ignorancia, descansar por el fugaz pensar que por fin me habría librado de su acecho. ¡Oh, pero qué iluso, cual vulgo que cae una y otra vez en las artimañas de los sofistas! ¡Qué tan bello ha de ser ese pensar que me endulzaba a cada...

Leer más: El insidiador

En algún lugar de este país.

 Nacer en un país sin muchas opciones hospitalaria, sanitarias, desasistencia social y carencias de todo tipo. Sin embargo las circunstancias que rodeaban su nacimiento no dieron más que una sola y única elección tan fortuitas a un lugar baldío, donde la convivencia de humanos y animales de este tipo es normal aquel lugar repleto de aves negras, sedientas, hambrientas que se picotean y pelean por trozos de carne putrefactas, estos zamuros carnívoros que surcan los cielos de las ciudades y...

Leer más: En algún lugar de este país.

La chica de la curva

 La chica de la curva.Me iban las góticas, no podía evitarlo. Su tez mórbida, sus vestimentas oscuras a juego con sus ojos, sus labios enrojecidos, sus ademanes enfermizos. Todo en ellas me excitaba sobremanera. La filosofía gótica, su culto a la muerte, encajaba a la perfección con mis gustos cinéfilos. Por aquel entonces, alternaba las películas de terror con el gore más bizarro. El día que mi novia gótica se pasó al punk, decidí cambiar de pareja. Me gustaban las pieles remachadas...

Leer más: La chica de la curva

La losa del gigantismo

 La losa del gigantismo.Cuando Gulliver apareció por tierras de Liliput, nuestras vidas cambiaron a peor. Cubrir las necesidades alimenticias del gigante ocupó los recursos, voluntades y energías de la nación entera. Su sed de vino vaciaba nuestras bodegas para comprometer futuras vendimias, su hambre esquilmaba nuestros rebaños, eliminaba nuestros gallineros, erradicaba las existencias de huevo, leche y mantequilla. Las vidas de toda la población se encontraban hipotecadas por el pálpito...

Leer más: La losa del gigantismo

6 DE DICIEMBRE

6 DE DICIEMBRE CUANDO SE PERMITÍAN LAS CORRIDAS EN QUITO.¡Viva Quito! ¡Viva Quito! Se oye por toda la ciudad…Hay carteles, música, algarabía, la ciudad está de fiesta. Pedro es un argentino que ha venido a Quito para conocer el Ecuador, llega una semana antes de las fiestas; en el hotel pregunta al administrador el motivo de estas.Mire usted señor estamos festejando la Fundación de Quito, realizada por Don Sebastián de Benalcázar el 6 de diciembre de 1534; por este motivo hay  varios...

Leer más: 6 DE DICIEMBRE