Identificarse Registrar

Identificarse

  

   Aquel hombre de piel reseca y oscura, quemada por el tiempo y el sol, su cuerpo dilatado, desnutrido por la hambruna, sus costillas y huesos en la piel se podía ver, se vistió con plumas de zamuro y aprobar suerte fue.

    Revolcándose entre los despojos de la muerte, con los zamuros él fue a comer, el engaño no dio frutos, confundido con otro moribundo animal, en las fauces de los picos y las patas de aquellos zamuros su dolo de locura tubo un fatídico final.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 261 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver