Identificarse Registrar

Identificarse

 En mi época de docente activo, unos veinticinco años años después de haber iniciado mis labores como profesor, el primer día de clase iniciando otro periodo escolar, en primera fila estaba un niño que ya había estudiado conmigo tiempo atrás, o eso creí al verlo¿Cómo te llamas?Rodrigo González Rojas, profeSi, debía ser el mismo de cinco lustros atrás, hasta la voz era la misma y el segundo apellido también coincidía. No podía creer que una persona siguiera siendo igual con el paso de los años y no cambiara para nada, eso debía tener una explicación lógica.Terminando la hora de clase fui a la oficina de la secretaría y busqué el archivo de matrículas de 25 años atrás y el actual y busqué el nombre… ahí estaba Rodrigo González...

 Nos habíamos jurado amor eterno, en esas tragas o enamoramientos violentos de la juventud, cuando ninguno de los dos puede vivir sin el otro, o eso creen ambos, nos prometimos matrimonio y tener hijos en un futuro no muy cercano y, hasta unimos dos gotas de sangre para sellar el juramento.Nos llamábamos todos los días por teléfono (no existían los celulares) y nos encontrábamos a escondidas porque sus padres no me aceptaban (era la época en que se pedía permiso y consentimiento de...

 Hace poco perdí las llaves de la casa, o creí perderlas; busqué por todas partes y mi señora me ayudó mientras me decía que siempre refundía las cosas, en especial el llavero y las gafas, buscamos hasta en los lugares menos posibles como el congelador y el joyero de ella y nada.Cuando ya estábamos decididos a dejar la búsqueda y mandar sacar duplicados de las que tenía mi esposa, abrí la puerta para salir a la calle… y allí estaban las benditas prendidas de la chapa. La noche...

 Estoy preocupado, en los últimos meses me han sucedido varios casos que quiero comunicar, tal vez a otras personas también les ocurran y me van a entender.Voy a empezar con el de la semana pasada; llegué de la calle y le dije a mi señora que me había encontrado con Arístides, un amigo de muchos años y nos saludamos de afán porque ambos teníamos prisa.Me dijo: “no sea mentiroso, ese señor falleció durante la pandemia…” Yo me quedé pensando con la seguridad de que si era él y me...

 Paseando con mi nieta de ocho años por la ciudad y centros comerciales, encontramos varios papás Noel. Ella, desde la inocencia e ingenuidad de su edad me dijo: abuelo, estos no son verdaderos, pero Papá Noel si existe y yo lo conozco en persona.En el pueblo donde vivían, por cuenta de la alcaldía, en un diciembre de hace dos años, un Noel contratado se sentó en un trono y por turnos acomodaba sobre sus rodillas a los niños que estaban en fila, a mi nietecita le regaló un osito de...

 El niño falleció un 24 de diciembre y, según sus familiares, ascendió en cuerpo y alma al cielo, eso dijeron en su momento y lo juran sobre la sagrada Biblia. Como la fecha coincide con la Natividad de Jesús en el pesebre ubican una foto a todo color del niño, entre los ángeles.Pero aquí no termina la historia, según ellos, todos los diciembres el niño se les aparece a la media noche del 24 vestido de blanco y con alas angelicales para anunciarles la llegada de Jesús en medio de...

 El abuelo le obsequió a su amado nieto un cachorro de dálmata por su cumpleaños número cinco, detalle que no gustó al padre del niño que no apreciaba nada de las mascotas, y mucho menos los perros. Con el paso de las semanas el tierno perrito se convirtió en un inquieto animal que corría por toda la casa y, sin proponérselo, causaba daños como tumbar floreros, desordenar la ropa recién lavada y otros detalles que empezaron a molestar también a la mamá.El niño era inseparable de su...

 Uno de los borrachos del pueblo cuando estaba tomando hacía cualquier apuesta con quien se lo propusiera. Un forastero le ofreció una garrafa de aguardiente si pasaba una noche en el cementerio a cambio de nada, fue una apuesta rara.Aniceto, que era el nombre del borrachín, se bebió media botella de trago y entró al cementerio a las diez de la noche, los demás lo despidieron en la puerta que estaba a punto de caer, la luna llena brillaba en el cielo sin nubes.Anis, como le decían...

Era una noche oscura y vibrante, donde el eco del tiempo parecía resonar en los callejones estrechos de la ciudad. Los bares de neón parpadeantes como faros en la bruma, guiando las almas errantes hacia su calor. En el rincón más sombrío del callejón, se alzaba un antro de aspecto cansado, su fachada de ladrillo desgastado parecía contar la historia de décadas pasadas. Las puertas de madera crujen al abrirse revelando el susurro de rockolas de antaño. Que aún guardan los...

Están en línea

Hay 364 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver