Identificarse Registrar

Identificarse

LA BONDAD DE DIOS.

Si hablamos de la bondad de Dios, empecemos por separar la bondad de Dios de la bondad del mundo, empecemos por hacer lo mismo que Dios, separar la luz de las tinieblas, empecemos por preguntar ¿Qué es la tiniebla? ¿Por qué fue necesario separar la luz de las tinieblas? Empezaré por contestar lo último; La Luz fue separada de las tinieblas, porque las tinieblas era capaz también de imitar la luz y hacerse una luz falsa y vana, y por ende tendría a confundirse la luz verdadera con la falsa, por lo cual no se sabría diferenciar entre una y la otra; Tomó entonces la luz verdadera y la colocó en su regazo, a su diestra, y tomó las tinieblas y la colocó a su siniestra; La primera luz fue sujetada a Cristo, y las tinieblas dentro de la cual se haya la falsa luz la sujetó al Diablo.

Es necesario separar la bondad de Dios de la bondad del mundo, así como fue necesario separar la luz primera y verdadera de la luz segunda y vana; Así como la tiniebla hizo brotar falsa luz desde las tinieblas, así también el mundo hizo brotar falsa bondad desde la maldad; De manera pues, que es necesario afirmar que: No toda luz proviene de la luz, y no toda bondad procede de Dios; Así que, no toda bondad es buena, y no toda maldad es mala; No toda bondad es de Dios, y no toda maldad es de Satanás, porque hemos de tener en cuenta aquello que está escrito “¿De la boca del Altísimo no sale lo malo y lo bueno?” Así que, la Justicia y la verdad son de Dios, por lo cual, aquello bueno que de Él salió para nosotros , fue para salvarnos, redimirnos, instruirnos, alegrarnos, y premiarnos, y aquello malo que salió de Él fue para nuestro bien, para enderezar nuestro camino, para castigar la desobediencia, para enseñarnos a aprender, para mostrarnos la importancia de su temor; Así que, aquello malo y aquello bueno que sale de Dios, es todo bueno , tanto lo bueno como lo malo, son parte de su gran bondad; Pero muy por lo contrario, todo lo bueno del mundo y todo lo malo del mundo, todo es maldad, y todo procede de Satanás, y todo es para condenación de los hombres. De modo, pues, que las cosas buenas y las cosas malas de Dios son para bien y para salvación; Y las cosas buenas y las cosas malas de Satanás, son para maldad y para perdición.

La bondad y la maldad del mundo, son obra de las tinieblas; La bondad es la falsa luz, la cizaña, el señuelo para hacer caer al extraviado; La razón pues, por la que todo hombre ve recto su camino aunque no lo sea, es precisamente porque toda bondad del mundo es maldad siempre, y toda maldad del mundo es maldad siempre; Entonces, la maldad de la bondad del mundo es vista, entre los del mundo, por aquellos que envidian el provecho que de ésta sacan los que con ellos compiten; Y la bondad de la maldad del mundo es vista por aquellos que sacan provecho de uno y de otro lado de ella; No sé si me has entendido, pero, lo que trato de decirte es, que no importa si el hombre natural o del mundo practica bondad o maldad del mundo, porque a los ojos de Dios, aquella bondad o aquella maldad será siempre toda maldad, porque ninguna de las dos cosas buscan el agradar a Dios y el dar gloria a Dios, sino que busca el beneficio del mundo y de aquel que persigue hacer perdurar este mundo de vanidad,

El Señor nos dice “¡Ay de los que a lo malo dicen bueno, y a lo bueno malo; que hacen de la luz tinieblas, y de las tinieblas luz; que ponen lo amargo por dulce, y lo dulce por amargo!” Así que, Estamos claros que, entre la maldad del mundo brota bondad también, pero para Dios en nada difiere lo bueno del mundo con lo malo del mundo, porque todo es maldad, y todo es pecado. Hoy en día, en este mundo, en las Iglesias ¿Qué es lo que se busca y qué es lo que se persigue alcanzar? Se busca la bondad del mundo, la Iglesia practica bondad del mundo, no la bondad de Dios, practican justicia del mundo, no la justicia de Dios ¿Porqué? Porque la causa que más se beneficia de la bondad que se practica en las Iglesias del mundo, es la causa del mundo; De toda esta bondad que ha dado la Iglesia del mundo, ningún beneficio ha recibido la causa del Señor, porque la causa del Señor es la verdad, y ¿Ves a caso que la Iglesia busca la verdad y la practica? A tales tipos de frutos la palabra de Dios los califica de “Uvas silvestres” Claro son uvas pero son silvestre, claro, es bondad lo que se practica, pero no es bondad de Dios, claro, es justicia lo que se practica, pero no es justicia de Dios, por lo tanto, toda su bondad, es maldad siempre; Por eso, el Apóstol es claro cuando dice “Ellos son del mundo; por eso hablan del mundo, y el mundo los oye” Claro, ellos buscan bondad, y practican bondad, pero buscan y practican bondad del mundo, por eso, aunque hablan del mundo, el mundo los oye, y no los persigue, porque en ellas (en las Iglesias del mundo) observa una práctica de valores buenos para la sociedad del mundo, para la edificación del mundo, entonces, no hay razón para que el mundo los deteste, porque el mundo los necesita para hacer más dóciles a los hombres y dominar fácilmente sobre ellos, e imponerles sus sistemas a los hombres; Por eso, las Iglesias del mundo son muy apreciadas por la gente del mundo, porque en las Iglesias del Mundo ven la bondad del mundo, pero esa bondad no es más que otra forma de maldad, otra forma de tiniebla, una tiniebla disimulada para engañar al extraviado y para tratar de hacer caer al no extraviado.

A través de las Iglesias del mundo, la sociedad del mundo se ha colmado de valores, de moral, de ética, de caridad, de benevolencia, de solidaridad, de respeto, etc. Y claro, a los ojos del mundo estas cosas son buenas, y contribuyen a mejorar el mundo, pero ¿Es bueno a los ojos de Dios? Te digo, no; Porque Cristo no vino a contribuir con Satanás en la edificación de su Babel, no vino a construirle a Satanás su sociedad de hipocresía, pero las Iglesias del mundo contribuyen con el mundo; ¿Puede la Iglesia contribuir a la edificación del mundo? De ninguna manera, la Iglesia es el Instrumento por el cual Dios viene a destruir el mundo para establecer la nueva tierra revestida, y para que la tierra revestida se establezca es necesario que este mundo sea destruido, ¿Cómo podemos los servidores del Señor contribuir a edificar lo que ha de ser destruido por Dios? ¿No es antagónico esto? Los frutos de la Iglesia en este momento son: Moral, ética, valores, y otras bondades del mundo, pero, ¿Es esto lo que Dios esperaba que produjera la Iglesia? Te digo, no; Porque está escrito “La había cercado y despedregado y plantado de vides escogidas; había edificado en medio de ella una torre, y hecho también en ella un lagar; y esperaba que diese uvas, y dio uvas silvestres” Así que todos los frutos que hasta hoy ha dado la Iglesia, aunque parecen bueno, no lo son, sino que son maldades vestidas de bondades.

El Salmista también escribió “Oh congregación, ¿pronunciáis en verdad justicia? ¿Juzgáis rectamente, hijos de los hombres? Antes en el corazón maquináis iniquidades; Hacéis pesar la violencia de vuestras manos en la tierra. Se apartaron los impíos desde la matriz; Se descarriaron hablando mentira desde que nacieron” Porque ciertamente en apariencia la Iglesia del mundo practica justicia, pero ¿En verdad lo es? Te digo, no lo es; Porque la Iglesia del mundo contribuye no con Dios, sino con Satanás en la edificación de este su reino, pero sabemos que nosotros no vinimos a contribuir con el Diablo sino más bien a botar todo su trabajo; Y Por eso, me veo en la Obligación en comenzar a trillar estos grandes collados, las Iglesias del mundo son la base de toda la moral, la ética, la bondad y la justicia del mundo, es contra esta falsa Iglesia entonces que tenemos que empezar a luchar, porque nos es necesario sacar la inmensa viga de nuestro ojo para poder sacar la paja del ojo del mundo; Porque, ¿Cómo podremos hablar de la justicia de Dios si lo que se practica es la justicia del mundo? ¿Cómo puede hablarse contra el mundo si la Iglesia del mundo ha contribuido con este? Es necesario limpiar primero adentro del vaso para luego limpiar a fuera, y así poder llenar el vaso del vino nuevo y limpio; Pero mientras las costras del mundo estén impregnadas en las paredes internas del vaso ¿Cómo podrá ser puro el vino nuevo que en el vaso depositemos? Siempre será vino contaminado, masa leudada.

Dios nos manda a practicar la bondad de Dios, la bondad del Espíritu Santo, no la bondad del cuerpo; La Iglesia debe generar uvas dulces, y dejar de producir uvas silvestres; La bondad de Dios ¿Cuál es? Aquella que busca la causa de Dios, aquella que no busca construir este mundo, sino más bien, busca destruir este mundo; La bondad de Dios es desnudar la mentira del mundo, y desnudar la mentira del mundo incluye arremeter contra toda la falsedad de las iglesias del mundo y sus doctrinas de hombre, y aunque por mucho que digan “Nuestras doctrinas, nuestros manuales, nuestras constituciones, están basadas en las sagradas escrituras” Yo les diría que, en las tiendas y pulperías se compran jugos artificiales de uvas, de manzanas, de naranjas, claro, están hechos a base de frutas naturales, pero se les han agregados muchos otros componentes ajenos a las frutas; Así son esas doctrinas de las religiones y las denominaciones, llevan escritura, pero implícitamente llevan teologías, psicologías, pedagogías, filosofías y un sin números de ciencias humanas, todas ellas constituyen la levadura de la masa.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Grupos

Están en línea

Hay 527 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver