Identificarse Registrar

Identificarse

No sé porque te sigo queriendo
después de hacerme tanto daño.
No sé porque aún sigo viviendo.
No se porque aún te sigo amando.
Yo, yo que te di mi vida,
yo, que te entregué el alma,
y ahora tu me olvidas
como si yo para ti no fuera nada
Tantas lágrimas por ti he derramado
tantas, que podría hacer un mar.
Pero igual que la flor que un día me diste en la mano,
Ella se marchitó, y yo ya no lloro más.
Mis ojos están cansados
y mi corazón lo lastimaste.
Me iré para siempre de tu lado
aunque siga por ti delirante.
Mi alma y mi mente;
Las que un día aprendieron a amarte
Seguramente ahora,
están dispuestas a olvidarte...

21 de septiembre de 1994
Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 434 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver