Relato de un acontecimiento

¿Cuantas veces lloraste una perdida? Cuantas veces reaccionaste ante tal ilusión que no fue correspondida y que quedo flotando en el mundo de los sueños no correspondidos, en donde veras las flores que nunca crecieron y las metas que nunca quisieron florecer.

Solo nos queda pensar que algún día ese agujero negro se abrirá y permitirá que los sueños e ilusiones pertenecientes a ese mundo claustrofóbico puedan liberarse y volver a las mentes de las personas que tristemente se resignaron a pensar que esta pérdida se produjo debido a los problemas sociales o algo mucho peor pensar que no fueron capaces de tal logro.

Ahora mirando al cielo esperando que la luna aparezca y las estrellas brillen sin remordimiento, lloro tu pérdida ya que mi ilusión se estanco en ese mundo de perdiciones melancólicas.

Mi mirada pegada al cielo y mi corazón pegado a mi pecho esperan que este momento no acabe, ya que mi esperanza de que ese agujero negro se abra y mis sueños e ilusiones renazcan, aunque dicha contrariedad no será posible ya ahora solo veo las nubes tapar las estrellas que ahora me miran como diciendo “Lo intentamos”. Y yo las entenderé ya que algo más fuerte que mi esperanza resurgió, ese algo que muchas personas nos negamos a aceptar, ese sentimiento que los enamorados no creemos que exista llamado “Amor no correspondido” y que ahora viendo el cielo oscuro como indica la noche y envuelto en una nebulosa incrédula por mi parte veo que el momento de ilusión nocturna se acabo, ahora solo me queda esperar la siguiente noche cual coronel esperando su carta, sabiendo que no llegara pero igual asistiendo a la ilusión.

Ahora si el momento se acabo y las estrellas se apagaron, mi corazón retomo el mismo pulso y mis ojos ya cristalinos ante tal desilusión que se me hizo costumbre, solo les queda mirar adelante ya que es ahora con determinación a donde llegare a ver, claro que este pensamiento de ilusión resurgirá al caer la noche siguiente y la esperanza cobrara vida cual gárgola, sabiendo que en la mañana volveré a ser una piedra, pero no me preocupo es momento de volver al hogar y reseñar tal sentimiento…Al irme una brisa me alcanza, siento que la vida me da un soplo de ilusión, pero a la vez siento que es un soplo de alivio ya que piensan que me rendí, que ya no tengo esperanza, que mi fe se acabo. Razón algún día no les faltara pero por esta noche solo pienso en el mañana y para mi todas las noches se sentirán igual ya que mi vida es una serie de sucesos que vuelven en la noche y reflexionan en el día.

Doy una ultima mirada al cielo para ver si todo fue un triste sueño y me doy cuenta que las nubes se abren y las estrellas me hacen un guiño, me confundo pensando, la algarabía e ilusión renacen, los nervios renacen y el aspecto decaído que tenia cambia por un semblante mas alentador, aunque al ver eso pienso que solo es una broma del destino (Una mas en mi caso). Veo la puerta abierta de mi casa y veo de reojo al cielo, riéndome infiero que jamás me rendiré pero tampoco me humillare ante tal jugueteo de la vida…Bueno ahora sí, entro a mi casa escucho a los perros gritar, intento callarlos pero veo que su pasión por ese acto, por ese instinto es tan grande que aunque ellos sepan que es algo que nos moleste los seguirán haciendo y eso me inspira a pensar que la noche del mañana esta mas cerca que la mañana del mañana.

Ya en mi casa un suceso ocurre, descansando y preparándome para dormir, en la oscuridad escucho un sonido del teléfono, peculiar repicado del llamado, siempre que lo escucho presiento que es para mi talvez por la ausencia de llamados aunque mi instinto no esta para nada mal ya que muchas veces eh acertado, pero el tema fue que recostado escuche una conversación nerviosa y muy agitada. Corrí a cambiarme ya que dispuesto a ayudar sin saber que ocurría yo estaba, cuando me dicen que Renzo a alguien había atropellado, gran momento de especial nerviosismo sentí ya que Sandro estaba muy alterado, claro como no estarlo, socorriendo se pidió ayuda a Juanchi una persona calmada pero sobre todo tenia un factor importante en este caso tenia un “Carro”, aunque hay que decir que su tranquilidad era importante ya que Sandro era claro no la tenia pero habría de resaltar sus ganas de ayudar, algo que viendo su cara uno podía notar. Yo me ofrecí a ayudar pero siendo sinceros, que puede hacer una persona sin siquiera DNI (De mayores). En fin mi trabajo era cuidar la casa, cual inca protegiendo su cerro, cual soldado vigilando su feudo y por supuesto queriendo calmar las cosas o por lo menos calmar a las personas que me rodeaban. Momentos de angustia se pasaron en el espacio de incertidumbre... de no saber que había pasado.

Sin saber mucho pero con mas ímpetu de ayudar que cualquiera en esta sala aparece Carla a ayudar, mas que ayudar a tranquilizar así que mi labor se veía disminuida a simplemente vigilar (Volvemos a la triste ineficacia).Ahora nos comentan que la joven se encuentra viva eso era lo importante en este tipo de casos ya que por la histeria de la situación cualquiera pensaría que el viento se la llevo y que ya no volvería…Bueno solo se que después de las burocracias y procesos legales de la situación el mar esta más calmado, claro pero mi misión es vigilar, ¡Dios no quiera que paso algo!.

Ahora mientras escribo en la oscuridad a la luz del teclado y con mareos tal vez por la tridimensionalidad del momento, recapacito acerca del momento que pase en la noche, del agujero negro, de los sueños y de todas las cosas buenas. Pero hubo algo que simplemente que mi hipocresía ignoro, algo en lo que falle y esas fueron las pesadillas, eso que todos tienen y a la vez todos temen, todos sabemos que son hechos que solo son fantasía negra y yo me pregunto ¿Lo son? Ahora presiento que esa pequeña ventisca que me sacudió el cuerpo en mi puerta no fue un soplo de alivio mas bien fue de aviso, fue un ¡mira otra vez al cielo”, fue un “tenme fe”…Curiosidad esa ya que fe le tuve y nada me devolvió a cambio mas que una sonrisa vana y cachacienta, tal como el cuento del ovejero y el lobo.

Ahora solo queda esperar la llegada del herido no físicamente no, no; sino Psicologimante ya que una breve descripción de Renzo seria: Empedernido, Terco, Orgulloso, Honrado y Muy seguro...Dañados vendrán los 3 primeros pero su mente será fuerte y estos pequeños dilemas quedaran como un simple aprendizaje y una teoría más en la vida cotidiana. Nadie es perfecto, todos cometemos errores lo importante es sobrellevarlos con hidalguía, seguramente lo hará.

Comentar