Abducciones

 Abducciones   En un principio era el diablo quien venía junto a mi cama y se sentaba sobre mi pecho, con objeto de impedirme respirar mientras clavaba en mí sus ojos malignos. Infundiéndome gran terror y consternación, lo hacía dos o tres noches por semana. Conforme crecí, cambié mis hábitos de lectura: pasé del género fantástico y de terror a la ciencia-ficción. Entonces, con la misma regularidad con la que el diablo acudiera a mi cama, empecé a ser abducido. Un equipo médico de hombrecillos grises, nunca inferior a tres, me inmovilizaba en la cama mediante extraños poderes; mientras uno de ellos me aplicaba un electrodo en el recto acompañado de pequeñas descargas. Querían obtener mi semen para inseminar a las salvajes amazonas de...

Leer más: Abducciones

El sembrador de cizaña

EL SEMBRADOR DE CIZAÑA Como quintacolumnista a sueldo de una potencia enemiga, mi cometido era arruinar el país como paso previo a su ocupación. Concretamente, me fue asignado el sabotaje de la producción agrícola. Fingiéndome comerciante, llegaba a un pueblo en época de siembra sentado sobre mi carreta cargada de grano. Aprovechaba el ajetreo y la confusión de la siembra, donde cientos de manos se perdían en labores campesinas de todo tipo, para confundir mis sacos de grano entre los...

Leer más: El sembrador de cizaña

EL DISOLUTO

EL DISOLUTO —Vuelve pasadas las oraciones de los matines, sin respetar el rezo ni la meditación que le sigue —aseveró escandalizada sor Andrea.            —Y su aliento huele a vino —aseguró sor Beatriz.            —Y sus ropas a perfume de mujer —remachó sor Gertrudis.            —A mujer de vida licenciosa —puntualizó sor Teresa.            —No se preocupen, esto lo arreglo yo —tranquilizó a las congregadas sor María, la madre superiora.             En el convento se oyeron...

Leer más: EL DISOLUTO

EL MENSAJERO

 El mensajero El mensajero sabía que le iban a decapitar por las malas noticias de que era portador, así que improvisó.            —¿Y cómo va nuestro ejército por el norte?            —Avanza sin tregua, majestad, todas las plazas son tomadas a su paso y vuestros enemigos arrojados a los cascos de los caballos.            —¡¿Habéis oído, cortesanos!? ¡Traed dos jarras de vino para el mensajero! ¡¿Y el oeste?!, ¿cómo va la campaña del oeste?            —Vuestras tropas del oeste...

Leer más: EL MENSAJERO

EL DUELO

El dueloMe envió a sus padrinos una tarde lluviosa, pospuse el duelo; con el agua, la pólvora se moja. Todo el mundo lo sabe. ¿A pleno sol?, imposible, no hay quien apunte con la luz cegándole los ojos. Lluvia, sol, frío… el frío no es bueno para los reflejos y no sería una justa limpia por más ofensas que por resarcir hubiera. Conforme el paso de los días, uno de ellos amaneció templado, sin humedad, sin frío, sin calor. Mandé a mi criado a que se batiera por mí. De un certero pistoletazo...

Leer más: EL DUELO

EL VOCEADOR

Tomás, el voceador de periódicos, que se levanta al rayar el alba, es fuerte y sonrosado. Todas las mañanas cantando va por el sendero de árboles frutales, margaritas y alelíes. Deja el campo para ir a la ciudad a reanudar su trabajo cotidiano, que es vender periódicos; viste una chaqueta café, gorra azul y roja como la bandera de Quito. Comienza el voceo… ‘‘El Comercio ’’, ‘‘El Tiempo ’’, ‘‘El Hoy ’’... ‘‘El Comercio ’’, ‘‘El Tiempo ’’, ‘‘El Hoy ’’…Atraviesa las calles, se acerca a los...

Leer más: EL VOCEADOR

Pucherazo

Pucherazo   En cierta ocasión, la biología se reunió en sesión urgente. La crisis de la extinción se cebaba entre sus filas. ¿La causa?, el ser humano, ¿cuál si no? Los organismos vivos convocaron un referéndum acerca de la conveniencia o no de nuestra erradicación. Una mayoría de plantas y animales estaba a favor de la eliminación de todos los seres humanos, mientras que un reducido número de especímenes, pertenecientes a una escasa zoología urbana, mostraba una postura en contra. Ratas...

Leer más: Pucherazo

El duende dador

El duende dadorGeniecillos, trasgos, enanos, duendes, gnomos, elfos y diablillos, junto a otras indefinibles y desconocidas criaturas maléficas, se reunieron para cambiar impresiones sobre las acechanzas que infligían a la humanidad.             —Yo —dijo un elfo achaparrado, que también los hay— me armo con un candil en las noches oscuras y recorro los senderos en busca de caminantes. A distancia, para no dar cuenta de mi identidad, guío sus pasos hacia un precipicio o los extravío por...

Leer más: El duende dador

después del olvido?

Una simple pregunta empezó un gran dolor en mi corazón al parecer no era cociente en lo que me estaba metiendo, después de llevar un proceso de olvido, al pensar que ya lo había olvidado decidí hablar con él una simple pregunta me llevo a darme cuenta de que  mi corazón aun tenia las heridas abiertas y que simple mente a lo que había llamado “olvido” no había funcionado. Nunca pensé que podría sentir lo que sentí después de todo lo que había pasado, me enorme de un completo patán y no me...

Leer más: después del olvido?