La deshumanización de la salud, consideraciones de un protagonista (5)

Ir a: La deshumanización de la salud, consideraciones de un protagonista (4)

Cómo ser humano

La humanidad es un dictado del sentido común y del buen juicio, no exenta, en el caso de la asistencia sanitaria de determinada técnica; pues no basta servir, hay que tener conocimiento para hacerlo. Las necesidades y la atención de un niño, en gran medida difirieren, por ejemplo, de las de una parturienta, o las del paciente moribundo. 

El punto de partida del trato humano es la convicción de quien debe prodigarlo. En su mejor expresión la bondad se da espontánea, llegando a los límites del sacrificio. Y ese sentimiento tiene como guía la aspiración de cómo queremos ser tratados. Es la consideración y el respeto hacia los semejantes, en los que de alguna forma nos vemos proyectados. 

La humanidad nos obliga a anticiparnos al efecto de nuestras acciones, nos incita al diálogo, principal vehículo que trasmite sus virtudes, y a traducir en gestos y palabras los sentimientos compasivos. Porque la humanidad, aunque tiene un fundamento racional, se expresa con afecto. Sin cordialidad, ni simpatía, la humanidad no existe. Nace de la comprensión de que el ser humano es sensible y sujeto al sentimiento. Y se traduce en comportamientos responsables, afectuosos, rectos, amables, indulgentes, tolerantes, amistosos, agradecidos, respetuosos, comprensivos, sinceros humildes, serviciales, generosos, honrados, justos, veraces, diligentes y prudentes. Comportamientos que demandan el súmmum de virtudes, y que paradójicamente no precisan de mayores sacrificios.

Ir a: La deshumanización de la salud, consideraciones de un protagonista (6)

Luis María Murillo Sarmiento MD
("La deshumanización de la salud, consideraciones de un protagonista")

http://luismmurillo.blogspot.com/ (Página de críticas y comentarios)
http://luismariamurillosarmiento.blogspot.com/ (Página literaria)

 

Comentar