El pintor de luces

No pintaba paisajes ni gentes ni atardeceres ni bodegones; lo que pintaba era las luces de los sentimientos de cada persona. Relumbrones felices; rielares románticos; cromatismos de los despelotes juveniles; cuadros monocromáticos de pasiones monótonas...

Un día pintó luz negra... había quedado ciego.

Comentar