QUISO SUICIDARSE

Estaba tan desesperada que dijo a sus amigos y familiares que estaba aburrida de la vida y no sabía qué hacer:

-         Me provoca suicidarme, pero me da miedo fallar y quedar en ridículo con todo el mundo, decía.

-         ¡Nooooo, por favor, ni lo intentes!, le respondían.

-         Pero es que estoy cansada de la vida y de todo el mundo, replicaba.

-         Es tu decisión, pero te rogamos que no te mates, decían sus familiares

-         Ni lo intentes, decían sus amigos

-         Pues lo haré, dijo ella. Pero bien muerta para no quedar en ridículo.

 

Se tomó media de aguardiente para bajar 30 píldoras somníferas y,  ocho días después despertó y quedó en ridículo.

Comentar