Vote por los mejores escritos del 2017 - Sólo usuarios registrados

Vote por la mejor crónica del 2017 Vote por el mejor cuento del 2017 Vote por el mejor ensayo del 2017 Vote por el mejor minicuento del 2017 Vote por el mejor monólogo del 2017 Vote por la mejor novela del 2017 Vote por la mejor opinión del 2017 Vote por el mejor poema del 2017

ENCUENTRO SANTO

14 de Julio de 2015, a eso de  las 12:45 de la tarde,  estoy terminando de arreglar la cocina  después del almuerzo; escucho que  llaman a  la puerta y  me asomo por la ventana entreabierta para ver quién es que me necesita. 

Es una hermosa morena de unos 10 o 12 añitos, cabello ondulado tirando a crespo, lleva una humilde licra y una sencilla camisetica, tiene una diadema con un moño rojo; esta  niña anda vendiendo unas galletas muy comunes y corrientes, nada especial. 

Yo  soy una persona muy poco emocional, algo insensible y dura de corazón, además jamás apoyo este tipo de ventas callejeras;  sin embargo,  esta creatura logra tocarme el corazón con la humilde y triste expresión de su rostro, gestos apenas lógicos según la narración de la cruz tan pesada que debe cargar este pobre ser humano a tan  corta edad.

·         

      Buenas…

·         Buenas…

·         Mire señora, estoy vendiendo estas deliciosas galleticas a $300 cada una y 3 por $1.000.  Me  puede colaborar?

·         Deme una.

 

Me entro a buscar unos $500 o $700 para darle a la niña.  Tan solo encuentro en mi cartera $300.  Pero bueno, vuelvo a la ventana y recibo las galletas y le pago a la niña y cuando voy a entrarme a continuar con mis labores, comienza para mí un Encuentro Santo.

·       

           Señora, usted de pronto tiene un poquito de comida para que me dé?  Es que yo ando con mi abuela y mi hermano…

·         Ay mami, solo tengo un poquito de frijoles, pero nada más, o sea, no tengo arroz, ni carne, solo tengo un poquito frijoles…

·         No importa…

 

Me entro dispuesta a servir el poquito de frijoles en un plato pequeño y llevárselo a la niña a la calle.  Pero, cuando tomo el platico para llevárselo a la calle, de repente pienso que no hay necesidad, que entro a la niña para que se coma los frijoles en el comedor.  Cuando ya va a entrar a mi casa, la niña le hace una seña a la abuela y al hermano para que la esperen y pasa al comedor.  Se sienta y empieza a comer al tiempo que me va contando sus trágicas circunstancias de vida…

·        

Es   es que tengo una rabia porque le pedí un poquito de comida a mi hermano y me contestó que cada uno tenía que conseguir su comida… 

·         Mmm…

 

Me quedo sin palabras, no encuentro qué decir porque no sé qué pensar o cómo definir ese comentario referente a la solidaridad interna de esa familia.  De alguna manera intento entablar una charla con la chica…

·        

Porque no estás estudiando?

·         No estoy estudiando porque mi papá me vendió los cuadernos y los uniformes…

·         Y eso, porqué hizo eso tu papá?

·         Porque, pues, usted sabe como son  los viciosos…, tengo dos hermanos, uno de 18 que vive con nosotros y uno de 15 que tiene mujer…

·         Uuuyyy, y eso porque un hombre tan niño ya con esa responsabilidad?

·         Porque mi abuela lo echó de la casa y allá donde se fue a vivir conoció a la muchacha…

·         Y ustedes también tienen problemas de vicio?

·         Nooo, jum…

·         Y entonces con quien viven ustedes?

·         Nosotros vivimos con mi abuela, la mamá de mi papá,  y estamos vendiendo esas galletas para pagar una casa, porque uno así viviendo en una pieza mi papá cada rato llega a formar problemas, en cambio en una casa es distinto, no?.

·         Y tu mamá?

·         Mi mamá nos abandonó cuando yo tenía 5 años.

·         También tiene problemas de vicio?

·         Siii, claro.  Ah y además tengo 3 hermanos en bienestar…

·         Y eso, porque esa vida tan trágica?

·         Jum, yo no sé…

·         Y nunca volvieron a saber de tu mamá?

·         No, como nosotros vivimos en Cali y ella vive en Palmira, hace como 15 días que vinimos a buscarla y nos dijeron que hacía como 2 semanas que estaba desaparecida y a mi papá le dijeron que a ella la habían matado…

·         Mirá, no hay jugo para sobremesa, pero tengo gelatina, queres?

·         Uyyy siii, rico. 

 

Mientras tanto, mientras la niña se come un poquito de frijoles y me cuenta su catastrófica vida, yo estoy buscando un billetico de 1.000 o 2.000 pesitos para darle a la pobre muchachita, pero en mi cartera no queda un solo peso, ni en billete ni en moneda; mi cartera está absolutamente barrida.   Súbitamente mis ojos se fijan en un billete de $10.000 que estaban debajo del vidrio del escritorio, los cuales yo tenía destinados para comprar una tela para una batola.  No me importa, en ese momento comprendí que $10.000 para mí no son mucho y sin embargo para esa creatura significan bastante, así sea tan solo un almuerzo.   En el momento en que yo tomo el billete, tocan suavemente a la puerta y yo salgo a ver de quien se trata ahora.  Veo un muchacho de mal aspecto sentado en el andén al frente de mi casa y a una señora morena y alta llamando a mi puerta…

·         Buenas tardes señora…

·         Buenas tardes, ya ella sale es que se está comiendo un poquito de frijoles…

·         No señora, ella es una atrevida y no tiene por qué irse entrando así a alguna parte sin decir nada…

·         Pero  si ella le hizo una seña y le dijo que la esperara…

·         No señora, ella no me dijo nada, gracias.

·         Bueno señora, ella ya sale.

 

No sé describir el gesto de esa niña cuando recibió un devaluado billete de $10.000 y tampoco logro descifran la emoción que me quedó a mí después de escuchar esa historia tan triste.  Si todo lo esa niña me dijo es verdad o mentira no lo puedo saber, pero sí sé que me hizo sentir que sí tengo corazón… 

 

 

    

 

 

Comentar