Voto secreto

En las elecciones pasadas, fui designado para trabajar en una de las mesas de votación. En la mañana llega un señor decido a sufragar, entregando su documento a las autoridades de la mesa.

El presidente de mesa le indica que retire un sobre, y que pase al cuarto secreto, donde deberá ingresar la lista de su preferencia en el sobre  entregado. A los pocos minutos, regresa el votante a la mesa, y el presidente le reclama el sobre. ¡El voto es secreto no!, nos indicaba el señor. Sí contestamos, pero el sobre. “No les dije que era secreto” ya un poco ofuscado. Nos miramos, y ya con más firmeza se le dice: “¿Dónde dejó el sobre de votación señor, que debía ingresarlo a la urna? El buen señor como despreocupado del asunto nos contesta: “Yo voté secreto, ahora es problema de uds.” 

Por iniciativa del presidente, ingresamos al cuarto secreto en busca del sobre. En el mismo había un mueble cerrado, perteneciente al local de votación. “Lo abriremos dije al presidente”.

Sorpresa fue cuando en el interior del mueble, estaba el sobre del votante.

En realidad tenía razón el señor, el había realizado una votación realmente secreta.

 

Comentar