Vote por los mejores escritos del 2017 - Sólo usuarios registrados

Vote por la mejor crónica del 2017 Vote por el mejor cuento del 2017 Vote por el mejor ensayo del 2017 Vote por el mejor minicuento del 2017 Vote por el mejor monólogo del 2017 Vote por la mejor novela del 2017 Vote por la mejor opinión del 2017 Vote por el mejor poema del 2017

¿Hacia un nuevo orden económico mundial?

En los siglos XVI y XVII, el [[Imperio Español]], del que se decía “donde nunca se pone el sol” pues abarcaba desde las Filipinas hasta Europa pasando por América, era imponente, invencible y todopoderoso militar y económicamente, gracias a las riquezas (oro y plata) del [[Nuevo Mundo]]. Pero (siempre hay un pero), su danza de la riqueza lo llevó a un estado de consumismo puro, es decir otros países fabricaban y producían lo que compraban los españoles, desde los alimentos y vestidos hasta las extravagancias y lujos excesivos.

Esos países que fueron sus principales proveedores (y también sus ladrones, recuerden a los piratas y corsarios), como Francia, Inglaterra, Holanda y Alemania, terminaron por enriquecerse. Iniciando estos cuatro así, con las riquezas españolas, lo que se conoció como la [[Revolución Industrial]] que catapultó al reino inglés como la nueva potencia.

En síntesis: España explotaba y robaba las riquezas América, para luego España transferir esas riquezas a los cuatro vecinos europeos por cuenta de sus compras, consumos y gastos. Entonces sus vecinos se enriquecen y sobrepasan (y someten) a España… La Libra Esterlina destrona así a los doblones españoles. La Royal Navy vence a la Armada Invencible española. Napoleón invade a España y los americanos aprovechan para independizarse… Surge un nuevo orden mundial.

¿En qué se parece este período de la Historia a nuestros tiempos actuales?

Bastaría con sustituir a España por USA, Unión Europea y Japón,  y a los vecinos europeos de aquel Imperio Español por los ahora llamados Países Emergentes (China, India, Brasil, Rusia, Sudáfrica, México, Indonesia, Corea del sur, Chile, Colombia, Perú y los más prósperos del Medio Oriente). ¿Se repite la historia? Pues parece que sí.

Durante las últimas décadas la producción industrial se trasladó de la potencia americana, de Europa y de Japón, hacia los que llamaban países subdesarrollados o del [[Tercer Mundo]], a los que el FMI ([[Fondo Monetario Internacional]]) les daba la mano cargada de préstamos, todo en aras de producir más barato lo que las ricas sociedades de los países “industrializados” o “desarrollados” consumían a manos llenas, por no hablar del energético principal: su majestad el petróleo.

Es así como México, China, India, Brasil, Arabia Saudita y los demás países antes mencionados se fueron convirtiendo en los grandes productores y proveedores de las ricas sociedades consumistas del siglo XX. Pero la historia económica nos enseña que el rico es el que produce (y ahorra) y no el que consume (gasta). Así pues, ahora está pasando lo que debía pasar: El que se dedicó a sólo consumir entró en crisis más no así el que se dedicó a producir, al menos no tan severamente. Además, los países productores al mejorar sus ingresos y por ende sus economías, también aumentan sus demandas internas o consumos, lo que genera un círculo económico virtuoso para ellos: Producción + consumo + riquezas, más producción +más consumo+ más riquezas… Y es aquí donde se encuentra la respuesta a la pregunta de porqué los países desarrollados están sufriendo más duramente la crisis actual que países como Brasil, China, Perú  o Colombia que  apenas si la sienten.

Tal vez estamos en medio de un cambio hacia un nuevo orden mundial, por ahora económico, donde los [[Países Emergentes]] se están convirtiendo en los nuevos motores de la [[economía mundial]]. Si unos cuantos cientos de millones de habitantes de Estados Unidos, Europa y Japón, bastaron para ser los motores económicos del siglo XX; imaginemos a los miles de millones de habitantes de China, India, Brasil, México, Indonesia, Sudáfrica, Rusia, Colombia, etc. que con su masivo consumo pasarán a ser los motores económicos del siglo XXI. 

¿Vamos entonces hacia un nuevo orden económico mundial? Sí, probablemente. ¿Y hacia un nuevo orden geopolítico mundial? Puede ser…

*******

Libros recomendados (relacionados con el tema):

  • Cuando los mercados chocan”, por Mohamed El-Erian, Grupo Editorial Norma.
  • El cisne negro”, por Nassim Nicholas Taleb, Ediciones Paidós Ibérica.

*******

Para leer más artículos de Abel Carvajal, entre a: http://territorio64.blogspot.com/

 

Comentar