LA TAZA DE TÉ QUE SE PERDIÓ // Willmer C. Castillo P.

LA TAZA DE TÉ QUE SE PERDIÓ

 

 

 

“El ser Humano, cada vez más moderno, comparado a sus contemporáneos, conoce ya menos de sí mismo por que ha perdido completamente la esencia que nos hace Seres Humanos”

 

-Willmer Camilo Castillo Páez

 

 

 


 

Dedicatoria

 

 

 

Dedico este libro a la memoria de mis padres, de mi familia, a mis amigos y congéneres de todas las nacionalidades y credos.

También a todos aquellos seres Humanos que día a día luchan por preservar los valores de la familia

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A mis Lectores

 

 

Somos seres concretamente conscientes de nuestra propia existencia, pero no por ello, conocemos de nosotros toda la historia que hasta el día de hoy nos ha formado, las decisiones que han abarcado todas las consecuencias ya sean para dar un paso adelante o caer en el intento, somos nosotros quienes olvidamos lo que nos hace Humanos, dejamos atrás todos los valores y morales que dan forma fortuita a nuestra personalidad, nuestra esencia en su máximo esplendor.

 

“Ser Consiente de nuestra existencia nos hace seres vivos, pero lo que nos hace realmente Seres Humanos son los valores y morales que aprendemos en el transcurso de nuestra Vida

 


 

Prólogo

 

E aquí la suma de todas las experiencias de la humanidad, nuestras memorias, tristezas, alegrías y todas las generaciones con su historia suspendida en un fino hilo ante la espada del olvido, eso es la humanidad, equilibrada gracias a la armonía otorgada por la educación, no solo académica sino también moral, introducida en cada uno de nosotros por el núcleo familiar, que es a su vez el eje de la sociedad, una sociedad en decadencia alarmante, cada día se presentan más y más altercados que en su consecuencia decaen en los oídos de la generación próxima, aturdiendo de malos pensamientos a los revolucionarios que se preparan para una convivencia con la sociedad democrática prometida, la cual está influenciada por el consumismo y el poder aberrante que los domina.

¿Qué se espera de una persona que no tuvo un padre o una madre, o siquiera algún responsable, que se espera si no tubo de antemano una educación rica en valores, morales y respeto, donde fue discriminado por la adultera sociedad, donde la pobreza y la criminalidad estuvieron servidos en su puerta, donde los gobernantes no ofrecieron sueños cumplidos sino ilusiones perdidas, que se espera si vivió toda su vida en medio de la guerra? ¿Los valores que se dice fueron inculcados donde están?

Por todo esto me pregunto. ¿Dónde estuvieron los padres, donde estuvieron los tutores, la familia, donde estaba la amonesta sociedad, donde estaban los gobernantes pudorosos y equitativos, donde estaba la Paz? ¿Dónde están los valores y morales? ¿Dónde está la taza de Té? ¿Acaso se perdió?

 

 

La Humanidad

 

La Humanidad, Una Palabra tan grande y basta en todo ámbito, pero que en realidad no hay una conciencia que se ligue íntegramente ante su esencia, puesto que como definición; “La Humanidad” es en su totalidad es el conjunto de todas las personas que habitan en el planeta tierra, y lo que han hecho perdurar, desde las costumbres, culturas, sociedades y etnias, hasta las doctrinas religiosas creadas en el transcurso de la historia, una historia que se ha basado en la destrucción para dar un paso adelante, citando a la primera y segunda guerra mundial, así logrando la evolución del ser humano, y eso somos, una sumatoria de alegrías y tristezas, de experiencia y errores, es el hogar que persevera sobre las columnas de  todas las generaciones que han vivido allí y las próximas, sus memorias, sus heroicos actos, las decisiones cruciales que han tomado para la supervivencia de ellos y sus prójimos, donde se acata perpetuamente esta ley de oro de la naturaleza; “el más fuerte se come al más débil”, pero la humanidad en su compleja totalidad no es algo que se pueda  definir del todo, porque al hacerlo solo estaríamos  limitando a la humanidad, y no es así, no hay límites para una especie que ha hecho de sus actos unas legendarias obras de arte. La Humanidad se basa en el cultivo genealógico que hemos preservados tras años, somos todos un conjunto de seres consientes de existencia, pertenecientes al mismo grupo ya sean asiáticos, africanos, americanos u europeos, somos todos concernientes al desarrollo de una especia capaz de razonar, pensar, sentir, perdonar, idóneos de pensamiento abstracto.

La Humanidad, desde el momento preciso en el que inicio la documentación de la historia, ha dejado huellas de diferentes formas, pinturas, pictogramas, señales, escritos y símbolos en los que plasmaban lo que ante sus ojos se manifestaba, fenómenos naturales catastróficos, las hazañas de un héroe, la belleza de una mujer, y tanto fue la evolución de la misma que la humanidad entera entrego de su ceno la historia, que se ha preservado durante años, generación tras generación, proporcionando a sus descendientes la Esencia de la Humanidad, los valores que se habían cultivado en el pasado y habían perdurado en el núcleo de las familias se estaba perdiendo en un olvido ajeno, las causas pudiendo ser tantas, como los pasos agigantados en los últimos cien años, por medio de la tecnología hipnótica y la maquinaria facilitadora de esfuerzo, los conflictos armados sociales y a nivel mundial, la injusticia apoderándose del ámbito familiar, la educación sin valores, morales y respeto. Sea cual sea la causa de la nefasta perdida de la Esencia de la Humanidad, ha dado en el punto blando de las personas que aun sin ciudadanía ya se ven influenciados por esta falta de virtudes, la falta de una democracia, la falta del respeto en todo su esplendor.

Una de las causas, y seguramente una de las principales por no nombrarle la responsable de la perdida de la Esencia de la Humanidad, es sin lugar a dudas la “Guerra”, autora intelectual a mi parecer del olvido de los valores y virtudes que envuelven al ser humano, siendo esta la desavenencia y el rompimiento  de una paz relativa y efímera, entre dos naciones o potencias, donde pueden haber partidarios de la misma e inocentes en medio de ella, siendo esta la causante de tantas muertes, se ve reflejada la pérdida de un derecho fundamental, “la Vida” en toda su estructura, siendo violada en los ojos de todos; de ancianos, mujeres y niños, causando una perdida moral y ética concerniente al futuro de una sociedad, del país o nación, ¡y porque no! De la misma humanidad, la mismísima Esencia desparramada junto a la sangre de aquellos que perdieron la vida por ganar, ¡¿pero ganar que?! Acaso es una guerra que ni siquiera comenzaron con sus manos, sino la que los dirigentes de un país soberbio provocaron, sean cualquiera las razones de la guerra, sin dar importancia a quien allá comenzado u hecho estallar la misma, ha dejado un agujero profundo en la memoria de la historia humana, un agujero que se ocupó de borrar las virtudes, los valores, los morales, el respeto, los derechos y deberes, la misma constitución y los propios reglamentos de sus religiones.

Las Consecuencias de una guerra pueden ir desde la violación del derecho a la vida, citando el derramamiento de sangre de los soldados, y el de sus familiares condolidos, hasta la desaparición parcial o total de una cultura entera. Siendo esta última uno de los fines principales de la guerra, todos los seres humanos que habitamos en el mundo, nuestro hogar, pertenecemos obviamente a la mismo grupo de especie, y aun así, tenemos el ignorante pensamiento de ser mejor o no que otro, pertenecer a una cultura no hace que el ser humano sea diferente en esencia, pero parece ser motivo suficiente para diferenciación, entre matar o esclavizar.

Nuestra especie, que ha tenido toda la historia para evolucionar su forma de pensar, la convivencia, la estructura social, su forma de expresarse en el lenguaje y la escritura, seguimos siendo aún peor de ignorantes comparados a cualquier animal en la faz de la tierra, la Humanidad no ocupa el sistema de canibalismo, pero como si fuera poco, la muerte se presenta tan ligera a causa de nosotros mismos, nos matamos por poder, por un poder que no nos pertenece, perdiendo lo más importante, la esencia que no hace humanos, los valores y respetos hacia el prójimo y en contraparte se ven sometidos a la complejidad de las situaciones.  ¿Acaso se ha visto la matanza global a causa de un animal atentando contra su propia especie? ¿Dónde están los sentimientos, donde está la compasión, el amor, la misericordia, el perdón de corazón?

Aunque la Humanidad haiga tenido una gran cantidad de percances en el transcurso de la historia, ha prosperado, pero con marcas a la espalda, los grandes conflictos y los importantes cambios políticos, ideológicos, económicos y sociales fueron los principales protagonistas del siglo XX, desde la primera guerra mundial que sucedió tras el asesinato cometido por el servio Gavrilo del archiduque austriaco  Francisco Fernando y de su esposa, la condesa Sofía Choltek en Sarajevo en 1914, a raíz de este echo tosco cada una de las potencias europeas conformo alianzas para enfrentar a quienes a su parecer eran sus enemigos, pertenecientes a la misma especie natural se ve el fallo entre la conexión que nos debería mantener a todos unidos, en este caso convinieron para ganar una guerra de dos bandos; Rusia apoyo a Serbia, Alemania a Austria-Hungría, al igual que lo hizo Francia a Rusia, en medio de la polémica, más potencias asomaron sus ojos por la ventana siendo Alemania, declarando la guerra a Rusia, el 1 de agosto de 1914 y el 3 de hizo lo mismo con Francia.

Tras los hechos anteriores se ve reflejado de antemano el apetito de poder que conformaban las potencias. El Imperio Turco-otomano se alió a Alemania y el 4 de Agosto invadió a Bélgica, y aparentemente razón suficiente para que Inglaterra se uniese  al conflicto codo a codo con Rusia; Serbia, Francia y posteriormente  uniéndose Italia, de esta manera se conformaron los dos bandos enemigos que se habrían estado matando por un conflicto que no les pertenecía, desde 1914 hasta 1918, la guerra se extendió a través de las fronteras no solo físicas sino morales que las represaban, al llamado el gobierno de Estados Unidos y Japón se unieron al lado de Gran Bretaña y Francia. Tras este hecho,  la victoria se inclinó a favor de los imperios centrales, los aliados de Estados Unidos. Posterior a ello, la derrota de Alemania puso fin al conflicto mundial en 1918. Dando una Paz camuflada por la estructuración política, económica y social de Europa, ¿pero que paso con lo que realmente se perdió en la guerra?; vidas Humanas valerosas, la muerte de inocentes que no tuvieron nada que ver en el conflicto, la humillación de los pasivos conformadores de las alianzas de paz, los niños huérfanos de la guerra, los hogares perdidos tras la tempestad, y no conforme con eso el frenesí de la guerra contemporánea se llevó algo que no se puede recuperar con una firma declarando una “Paz”, todos los derechos universales que fueron tendidos al descanso eterno, la doblegada honradez de los hombres, los valores que se vieron involucrados como el valor, fueron pisoteados por la aberrante e indulta injusticia que dominaba los actos como piezas de ajedrez, siendo los humillados y arrebatados de valores y morales los peones que perdían sus vidas en el frente de batalla.

Fue triste ver como la humanidad caía en las entrañas de los conflictos, previamente a la primera guerra mundial, tanto la revolución de Estados Unidos de América, en la segunda mitad del siglo XVIII, como la admirable revolución Francesa, al terminar el siglo, estos hechos estimulantes impulsaron la Humanidad hacia un nuevo y mejorado orden y la lucha por la autonomía de los países, una lucha que en consideración de sus anhelos, les brinda los derechos que les fueron injustamente negados, todos los valores que en consecuencia del poderío capitalista y monárquico, fueron dejados a la deriva, así mismo, la Humanidad y su Esencia estaba floreciendo, tras cada despertar de las personas con ausencia de derechos, privados de libertad, y con la carencia en cuanto a los valores, virtudes y morales, daban fuego contra quienes pretendían dominarles como peones, entregaban sus vidas a costa de que sus prójimos no tuviesen que vivir en un mundo injusto donde la ausencia de virtudes triunfa sobre el pueblo, aquellos grandes héroes, que en tumbas menos decoradas que las de quienes atentaban contra los derechos  de la Humanidad, ahora descansan en paz, si es que en este preciso momento no están desilusionándose del mundo y su estado actual, todos los deseos que se olvidaron en la conciencia humana descansan con ellos, por todo lo que han peleado, ahora mismo todo ello para haber quedado en vano.

La Revolución Francesa significo el ascenso de la Burguesía al poder y se organizó a modelo mundial para la creación de nuevos estados nacionales, aporto una mejor claridad para la ideología de los partidos que hasta ahora se estaba desarrollando, liberales y democráticos.

El 14 de julio de 1789, durante el reinado de Luis X, con la toma de la cárcel de Bastilla, estallo sin más preámbulos, la grandiosa Revolución Francesa, que dio una trascendental importancia para la historia de la Humanidad, gracias a ello, progresaron los Derechos del Hombre y del ciudadano, La asamblea constituyente promulgo la constitución en 1791 y en consecuencia el pueblo dio aviso a los directos responsables de la situación francesa, la Monarquía. El ser Humano, se estaba desenvolviendo tras cada grito de libertad, tras cada rompimiento de cadenas, tras cada revolución.

Como dijo una sabia mujer, “no hay mal que por bien no venga”, y es que los costos de una guerra  son bastantes, y ninguna muerte no puede ser considerada al momento de celebrar, se perdió un valor importante, el valor de la vida, pero a supuesta recompensa obtuvimos una constitución en la que se pone como derecho básico de la Humanidad a La Vida.

Un derecho que fue ampliamente violado, como si no existirá en la conciencia de quienes lideraron los asesinatos en masa en la Segunda Guerra Mundial. Desde que comenzó, en el año 1939, se enfrentaron las grandes potencias del eje; Alemania, Italia y Japón, y los aliados; Francia, Gran Bretaña, China, Rusia, Estados Unidos, entre otros,  muchas causas dieron flote a la Segunda Guerra Mundial, desde la crisis financiera en 1929, el fracaso de la Sociedad de las Naciones como promotora de la paz en el mundo, hasta la crisis de las democracias liberales y su enfrentamiento a las ideologías de Hitler.

El 1 de septiembre de 1939 las tropas Alemanas invadieron Polonia, invadiendo así, los derechos de inocentes, los valores poco a poco son invadidos por la ira, desparece notoriamente el valor por los demás, todo se reduce a una cuestión de sobrevivir, El 7 de diciembre de 1941 Japón destruyó la base norteamericana de Pearl Harbor,  ante este hecho Estados Unidos le declaro la guerra a Japón, declarando así, la muerte de soldados movidos por una mano maestra en cuanto estrategias de guerra, pero con una deficiencia en la memoria, el derecho a la vida parecía ser solo vivido en la imaginación de un niño.

Una vez derrotadas las fuerzas alemanas en los países que habían sido consumidos por las llamas de la ambición, el 30 de abril de 1945 Adolfo Hitler se suicida, llegando así a su fin la guerra en Europa. Una guerra que desenmaraño un sinfín de desmoralizados en toda esquina, muerte en todo su esplendor, la inestable intolerancia metiendo las narices provocando conflictos, la perdida de el núcleo familiar y en consecuencia los valores, morales y virtudes que provenían de esta.

La guerra no acabo hasta no haberse saciado por completo, Estados Unidos abalanzo una bomba atómica devastadora en la ciudad de Hiroshima y Nagasaki, con este episodio en el que el sonido redundante de aquella masacre retumbaba en cada oído por el que pasaba, termina definitivamente la guerra, que ocasiono la perdida injustificable de millones de vidas valerosas, pero que en la boca de la historia fue sigilosamente cayada por celebraciones, ¡¿celebrando acaso la victoria?!, una victoria en la que murieron seres humanos de su misma especie, donde se violó el derecho fundamental a la vida, donde el poderío los manejo como piezas insignificantes de ajedrez, donde los anhelos de los héroes en las revoluciones pasadas se olvidaron, pasaron inadvertidos por los oídos sordos culpa de las balas de la guerra, una creación que dio fin a la guerra, es ahora motivo de otra guerra.

Tras estos acontecimientos, que sin lugar a dudas, dejaron una cicatriz permanente en la historia de la humanidad, se crea la Organización de Naciones Unidas, (ONU) y la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), también surge el Fondo Monetario Internacional (FMI) para supuestamente asignar financiamientos a países y otras organizaciones regionales mas.

El ser Humano prospero, pero como un tallo torcido, se ha ido desviando hacia la influencia negativa, la perdida de la Esencia  de la Humanidad es ahora más notoria, ya nadie pelea por sus anhelos, pelea por poder, y como ya dije antes, un poder que no le pertenece al ser Humano. 

 

 

 

 

 

 

-Willmer Camilo Castillo Páez  (17-Noviembre-2016)

 

En Colombia a partir de la Ley 23 de 1982, Con la expedición de la Decisión Andina 351 de 1993, Registro Nacional de Derecho de Autor. (artículo 6 Ley 44 de 1993).

 

Todos los derechos reservados.

 

Se prohíbe la reproducción total o parcial de esta obra sin permiso escrito de el autor.

 

De Colombia para el mundo.  

 

Comentar