¿Qué es la Iglesia?

Qué es la Iglesia?

Antes de responder haré tal cual hizo aquel hombre que preparó el camino de mi Señor, antes de decir qué es, diré mejor qué no es; La Iglesia de Dios no es refugio de vándalos, no es cueva de ladrones, no es criadero de cuervos, no es un estado al que se le llame Vaticano, no es un museo de estatuas, no es una institución terrenal, no es juez ni mediador y mucho menos parte porque ¿No recuerdan que el Maestro dijo “ Hombre, ¿quién me ha puesto sobre vosotros como juez o partidor” (LC 12:14)?, la Iglesia no es vestidura de impíos, cobardes, violentos, homicidas y secuestradores; La Iglesia no la representa un hombre, ni varios ni muchos hombres, la Iglesia no otorga títulos, ni da renombres ni regala fama, La Iglesia no es una institución política; La Iglesia no es roca fría, ni yeso labrado con manos de hombres, la Iglesia no es carne ni sangre.

Ahora sí, te diré qué es la Iglesia; La Iglesia es Cristo ¿Cómo es eso? Sí, porque Cristo es su cabeza y ella es el cuerpo, y si la Iglesia es Cristo, yo pregunto ¿Cómo es que hoy vemos a vándalos refugiados en lo que ellos llaman Iglesias? ¿Cómo es que vemos a engañadores y fraguadores de muerte y pecado llamándose a sí mismos Obispos y representantes de Cristo? Si la Iglesia es Cristo, ¿Cómo es que hoy los que dicen ser Iglesia son jueces, mediadores y partidores? Porque bien que se toman la atribución de repartir atributos, tierras, cargos y autoridades; Si la Iglesia es Cristo ¿Cómo es que vemos a una carcasa que se hace llamar Iglesia la cual fue edificada en y con sangre desde la antigüedad, cuando la palabra de nuestro Dios dice “ ¡Ay de ti, ciudad sanguinaria, toda llena de mentira y de rapiña, sin apartarte del pillaje!” (Nahum 3:1) y en otra parte nos dice “¡Ay del que edifica la ciudad con sangre, y del que funda una ciudad con iniquidad! ¿Puede la Iglesia edificarse en la sangre? ¿No fue suficiente ya la sangre del cordero derramada en la antigüedad? ¿Cómo es que esto que los hombres llaman Iglesia fue edificado sobre la sangre de muchos que fueron torturados en inquisiciones, en cruzadas, en violaciones a niños y sobre mucha violencia emanada no de fuerza externa sino de fuerza interna? ¿Puede una verdadera Iglesia ser partidor o juez cuando Cristo negó esa función en esta generación, aunque esta será su función en la generación venidera? ¿Cómo es que una Iglesia respalda rebeliones, desbedeciendo deliberadamente el mandamiento que nos dice “De modo que quien se opone a la autoridad, a lo establecido por Dios resiste; y los que resisten, acarrean condenación para sí mismos”? ¿Puede ser esta la Iglesia de Cristo? No, No lo es, porque he aquí que lo que ves, no es, sino que lo que es, es lo que ahora no ves, porque las cosas visibles son temporales y las invisibles son eternas, de forma que lo que hoy tú conoces como Iglesia, no es Iglesia; Porque la Iglesia está entre las cosas eternas, y por tanto, está entre las cosas invisibles, así como Dios es invisible hoy, así su Iglesia es invisible hoy; Porque ¿Crees que porque Dios es invisible es porque no existe? No lo creas así, sino que Dios es eterno y por eso está entre lo que es invisible, así mismo es la Iglesia, algo que hoy no se ve, pero existe, algo que es eterno y no temporal, pues, la Iglesia es Cristo mismo, pues, Él es la piedra angular de este gran templo, de ésta gran ciudad santa. La Iglesia es la luz, y de la luz ¿Qué se dice? Que fue separada de las tinieblas, entonces, ¿puede estar la luz con los violentos y con los que hacen mal? ¿Puede estar la luz aunada con hombres fraguadores de engaño y de maldad? Y Si ellos son Iglesia, ¿Porqué se justifican con los hombres? ¿A caso Cristo es de los que buscan la satisfacción de los hombres? ¿No saben a caso que el que sirve a Dios es aborrecido de los hombres? Entonces, siendo ellos amados de los hombres y aun por los hacedores de maldad ¿Pueden ellos ser Iglesia?.

La Iglesia son hombres, si, lo son, mas la mente y el corazón de aquellos hombres no es de hombres, sino de Cristo porque clara es la sentencia que nos dice “Mas nosotros tenemos la mente de Cristo”, por tanto deben ser como Cristo y hacer como Cristo, 

Miles de Iglesias pueden haber, pero si en ellos no está Cristo, entonces con ellos no está Dios, de lo cual también se escribió: “Si Jehová no edificare la casa, En vano trabajan los que la edifican; Si Jehová no guardare la ciudad, En vano vela la guardia (Salmos 127:1)

 

Comentar