EL TIEMPO NO PERDONA

 

El último día del año

Sonaba el disco de siempre

Faltan cinco pa´ las doce

Y se marchó sin palabras.

Me miró con sus ojos profundos

Se dio vuelta y se fue.

¿No quise detenerla, para qué?

Ella no me amaba

Y yo no sé, tal vez sí.

Pasaron años sin recordarla

Hasta este fin de año

En que me crucé con una anciana

Con su misma mirada

Pero ajada y disminuida.

Me llamó con voz tenue…

Era ella.

 

 

Comentar