Tan solo hay que creer

Yo creo que en el mundo,

En algún lugar lejano,

Existe la belleza,

Y el mal no es muy dado.

 

Existe la pureza,

Existen los valores,

Existe todo aquello,

Para que el bien aflore.

 

Yo creo que el hombre,

Fue creado para el bien.

Fue hecho para el mundo,

Y el mundo, para él.

 

Yo creo que en el hombre,

No debe haber maldad.

No está en el diseño,

La posibilidad.

 

Yo creo que nosotros,

Somos todos buenos.

Y el mal es una prueba,

Que nosotros nos ponemos.

 

Superando las barreras,

Podemos avanzar.

Creciendo nuestra alma,

Disminuye la maldad.

 

Compartiendo lo aprendido,

Con tu vecino y amigo,

Así es que crece el bien,

Y desaparecen enemigos.

 

Yo creo que nosotros

Somos todos iguales.

Así en contra nuestra,

Estén las posibilidades.

 

Yo creo en el hombre,

Y, yo creo en ti.

Que lees estás líneas,

Y al leerlas, crees en mí.

 

Yo creo en tu centro.

Y creo en tu alma.

Y creo en la bondad,

Que en tu centro canta.

 

Que busca la salida,

Que busca compartir.

Que busca dar al prójimo

La fuerza de vivir.

 

Comparte tú tu chispa,

Comparte tú tu bien.

Sé lo que tú eres.

Ama solo el bien.

 

Yo creo en ti, amigo.

Yo creo en tu alma.

Yo creo que este mundo

Fue hecho para ambos.

 

No existe la maldad.

Y no existen malos.

Son solo espejismos,

De tristes realidades.

 

Fuimos creados todos,

Para hacer el bien.

Y tú, eso lo sabes.

Tan sólo hay que creer.

 

Lunes, noviembre 09 de 2015.

 

Comentar