Identificarse Registrar

Identificarse

Mi nieta Nicolhe, ya está en edad de sacarse la cédula o documento de identidad, y allí es donde nace el meollo del asunto, aquí reza una frase muy usada por la población, que es para comparar el clasismo cultural. "Dime Cuánto tienes, te diré cuanto vales".  Aquí en Venezuela la cosa siempre ha sido así. Lo que llamamos el billete por delante o billete mata a galán. A sí que mi nieta Nicolhe y yo nos fuimos a la identificación bien temprano, antes del que el lucero del alba se desvaneciera con la víspera del amanecer. En la calle de la identificación ya había más de 200 personas, las que le tocaba hoy, porque ya estaban anotados en una lista, y solo atendían por día a 100 personas, -miren amigos- eso era como un bazar, gente por doquier, sentados en la orilla de las aceras de la calle, la gente con caras de pocos amigos, trasnochados, que llenaban la larga lista de espera, del calendario semanal de lunes a viernes. ! Bueno!, le dije a mi nieta!, hija, habrá que esperar que llegue el personal para preguntarle, que como es la cuestión de anotarse en la lista de espera. Será abuelo que más vamos a hacer. -Me expresa la niña-.  -Bueno mi gente-, así fue esperamos como tres horas más, como a las 8:30 am, llego el portero y empezó, el berrinche, y la gente a tratar de organizarse. -Me le acerque al por portero y le pregunte, que como era la cuestión para anotarse en la lista, y me manifestó! ¡Amigo! Ya usted vio como es la cosa aquí, para esta semana ya no hay oportunidad. Yo lo voy a anotar en esta lista que es la de la semana entrante, pero tiene que meterse en la página web, del ministerio y hacer la solicitud, rellenando unos datos para la cita, y sacarle dos copias, me traes una y allí te doy fecha para cuando te toque venir. ¿Bueno amigo y donde es eso de la página web? -Amigo- tiene que y a un cyber café o decirle a alguien con computadora e internet que lo ayude con la solicitud. ! Caramba!, amigo, me la puso más difícil, le digo al portero, y él me dice, amigo ese es el proceso.

Bueno, amigos a cosa más maluca, cuando a uno, las puertas se le ponen lejos como si las miraras dentro de un espejo, y se ponen infinitas. ¡Sin embargo, como cosas del cielo, mi gente, un viejo amigo de esos ganaderos de la región, paso por la calle de la identificación, en su camioneta, bajo el vidrio y me saludo,! EPA, Justino! Tiempo que no lo veía, desde aquella vez que me acomodo la entrada del paso de la finca con el patrol v8. Le, salude, como este patrón y la familia como esta, la familia está bien Justino, y tú que haces por aquí? -Le respondí- tratando de sacarle la cédula a la nieta. Patrón con toda el respeto, ! Mire!, tengo un hambre, de esas que, no perdonan comida ajena. A Justino usted, sí que tiene suerte, venga suba a la camioneta, que yo justamente voy de camino a comprar unas empanadas que por aquí son bien buenas y con mucha sazón, bueno patrón vamos para allá. Así que llegamos al sitio, y el patrón pidió 20 empanadas con sus respectivos jugos naturales, allí mientras comíamos hablamos de diversos temas del campo y las vivencias del llano. Bueno Justino para donde vas, patrón será para la casa, ya que no hay oportunidad de sacarle la cédula a mi nieta Nicolhe, a patrón que mal educado soy, le presento a mi nieta, Nicolhe, -mi nieta- le contesta como está señor, mucho gusto, mucho gusto me llamo  Nicolhe, mucho gusto, niña, me llamo Rodolfo, que Dios la bendiga, amen señor, amén. !Mira! Justino, te voy a hacer una vuelta, bien buena. -El patrón toma el teléfono de eso de muy buena gama, marca unos números y habla-, y me dice Justino ya está listo vaya a la identificación. Patrón es que me mencionaron que ya no había oportunidad. Justino, vaya, lo están esperando en la puerta. Verdad patrón, vaya Justino. Así que nos bajamos de la camioneta y le di las gracias al patrón, allí me estaba esperando el portero, el patrón bajo el vidrio de la camioneta y acento con un gesto de la cara, al portero, hay mismo me hicieron pasar, con la niña, un señor con franela roja, y amable le expresó a Nicolhe, siéntese aquí jovencita,  !mire!  a la cámara, le tomaron una foto, le revisaron la partida de nacimiento, le digitalizaron las huellas dactilares, escribió su nombre con su firma. Y en menos de 10 minutos ya tenía la cédula, hasta con la plastificación. Me entregaron el documento y eso fue todo. ¡Señores, para los ricos casi nada es imposible,! Él, pero! No tiene cabida;  para el pobre el tiempo y la esperanza es lo que le sobra y sobre todo encomendarse a Dios todopoderoso para que nos envíe a sus ángeles. Y nos protejan.  No les mentiré, hasta más de 6 meses me hubiese tocado esperar. CASOS DE LA VIDA REAL.  

RAR.2021

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 229 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver