Identificarse Registrar

Identificarse

En Madrid, en las pascuas navideñas pasadas todo era asunto de amor. Todo, todo, todos,  incluida la gitana de la esquina, quien lleva aun las lentejuelas de la navidad adherida al rostro y es amor que se pega, pues hoy, el tipo del octavo, derecha, me dijo al salir del ascensor:

¡HASTA LUEGO! y cuando subí al metro... ¡ALGUIEN ME SONRIÓ!

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Grupos

Están en línea

Hay 382 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver