Identificarse Registrar

Identificarse

Tú, silencioso enemigo, adormeces la agonía acabándome a paso lento
paciente a la espera del momento oportuno cuando la abstinencia es inútil
me haces levitar en tu efecto, donde todo el tiempo se reúne y muere el afán insatisfecho
sobre el tranquilo latir de un corazón sin culpa, me limito a ser el aire que me invade y abandona

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Están en línea

Hay 125 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver