Identificarse Registrar

Identificarse

Estaba omnipresente, las almas estaban en un
Letargo infinito,
Después de la basta y cruel contienda.
Allí, alargó su mano arrugada y afilada
Sobre el ceño del guerrero;
Su cara no mostraba ningún rasgo,
Pero sus órganos, Dentro de él,
Luchaban por vivir.
El maléfico ser constriñó al desgraciado,
Llevándoselo consigo a las aguas impías
Donde las palabras han sido ya pronunciadas.
Tras aquel día lluvioso y crispado,
Se encontraba la verdad misma de la vida:
La muerte.
Por favor comparta este artículo:
Pin It

Grupos

Abierto
7 Usuarios

Están en línea

Hay 180 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver