Identificarse Registrar

Identificarse

En una visita realizada al Bosque de El Tineo Viejo, en la X Región de Chile...el paisaje me atrapó y a su belleza mis letras van dirigidas.

 

El santuario que yo busco
no debe quedar muy lejos,
me imagino y poco a poco
se oscurece mi sendero.

Al olor de la humedad
le sumo el ruido del agua,
ya me indican que me acerco
al castillo de las hadas.

Si piso, crujen las ramas
evitando raíces y piedras,
avanzo muy lentamente
intentando mi quimera.

El verde que me rodea,
el canto de algunas aves,
me alejan de lo que soy,
y me fundo en el paisaje.

Se consuela así mi carga
y como pluma caminando,
el vapor y los aromas
a mi lado van cambiando.

Ahora que estoy serena
lo que pase, no me inquieta,
el paraíso oculto estaba,
aquí en la naturaleza.

Los árboles de anchos troncos,
con altura y grandes ramas,
protegen la rica fauna,
que disfruta, la bonanza.

La lluvia sale a bailar,
y gota a gota acompaña,
a la comparsa de zorzales
que se va al río y se baña.

Es una danza perfecta,
con sus alas extendidas,
aletean chapoteando,
entre las piedras dormidas.

Los tricahues continúan
instalados en las ramas
un canto que nadie entiende,
y los sorprenden las cachañas,

Los queltehues, mientras tanto
celebran el aguacero,
más abajo, cerca del río
canta el chincol y el jilguero.

Y continúo mi viaje,
internándome en este Edén,
la fiesta ya quedó atrás,
me encuentro con el caiquén,

Que acurrucado en su nido
acicala su plumaje,
de tornasoles muy vivo
smi presencia es un ultraje,

Se levanta y aletea
y llama pidiendo ayuda
yo me alejo lentamente,
para calmar tanta bulla

Más allá en una cascada
mi alma se siente atrapada,
se deleitan mis pesares,
con el agua tan helada.

El torrente ruge fuerte
reclamando en su belleza
,a que le dedique un tiempo
de ver su naturaleza.

Sentada en una roca,
miro cómo cae el agua,
y la garúa me moja
refrescándome la cara.

Miro hacia las alturas
con guirnaldas de copihues
los helechos cubren tesoros
de las hadas que aquí viven.

El sol pinta esta belleza
atravesando el verde,
le brinda el tono limón
que en la tarde se enciende.

Ya es hora, cantan los triles,
ya es hora de regresar,
agradecida me alejo,
por este santuario pasear.

Isel Bolaños
27.04.09

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 400 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver