Identificarse Registrar

Identificarse

Índice del artículo

Cuatro tambores de sangre
en la sierra dibujaban
un rosario de claveles
infinito de esperanza.
 
La soledad de la noche
del pensamiento se clava.
“ Morenita de ojos negros ,
si estuviera a tu ventana”.
 
“ Mientras duermen los faroles
su reflejo gris de plata ,
abriría con mis manos
tus manos entrelazadas.”
 
“ Para pedirte en silencio
que rezes de madrugada
por tu bandolero errante ,
que Zamarrilla se llama.
 
Con corceles desbocados
Los migueletes avanzan.
La luna tiene en la noche
el perfil de una guadaña.
 
Inconsistente el camino ,
que tiembla con las pisadas ,
va acortando su sentencia
con los destellos del alba.
 
A Zamarrilla , el bandido ,
se abre la ciudad de Málaga,
soñando con peces rojos
para la sed de sus barcas.
 
Pero cambia el bandolero
el brillo de las navajas
por el manto de una Virgen
en una ermita cercana.
 
“Señora de la Amargura ,
bajo tu manto me guardas.
Sálvame porque soy muerto
si la justicia me halla.”
 
Mas la Virgen no distingue
las almas buenas y malas.
Sobre caballos de espuma
Los migueletes se marchan.
 
Zamarrilla , agradecido ,
colocó una rosa blanca
sobre el pecho de la Virgen;
se volvió de color grana.
 

Bienvenido a la comunidad de escritores, poetas y artistas del mundo.

 

Aquí podrá darse a conocer, conocer a otros, leer, disfrutar, compartir, aprender, educarse, educar, soñar y vivir el mundo de fantasía que hay en todo artista.

 

¿Quién sabe? ¡A lo mejor también es uno!

Lo más leído

Están en línea

Hay 386 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver