Identificarse Registrar

Identificarse

Soñé que era neblina, heterogéneo unido al aire, al viento, al valle, al mundo, neblina sigilosa, fría, densa como el humo blanco y la aguerrida nube, el viento me llevaba, de un lugar a otro en ráfagas lentas y continuas, parte de toda aquella neblina se quedaba en él roció que humedecía a la tierra, las hierbas, los árboles y toda criatura que sobre ellas mi ser flotaba.

Mi cuerpo transformado en diminutas partículas de agua, todo mi ser era transparente, fantasmal, heterogéneo, amorfo ligero como nubes en el viento.

Ningún pensamiento, así como en mi corazón estaba en mi mente, nada me perturbaba, solo veía la inmensa y bastas praderas, montañas, selvas y helechos, neblina era yo, unido a la verde naturaleza y a toda la tierra misma.

Más allá al alba, el sol nacía incesante en el horizonte, se mostraba en imperantes rayos llenos de majestuosidad que brillaban con increíble intensidad, a medida que el sol ascendía su presencia se mostraba más latente, cálida inclemente.

Poco a poco me vi diluirme, difuminándome, desvaneciéndome entre el aire, la luz y el viento de aquel esplendoroso día, al final me sentí parte de todo aquello y todo aquello parte de mí; mi ser fue neblina en el viento, y en las hojas de los Cronos, neblina húmeda e imperante y sigilosa, ella me daba vida.       

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 320 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver