Identificarse Registrar

Identificarse

Se merecía mucho más que un árbol de peras como amigo,


el vivía en el crepúsculo soleado estar a las afueras.


Pensar en su gran delirio, determinar los ecos que le devolvía un veterano árbol de guerra sin interior,


No se emocionaba ni con el llanto del roció que lo despertó de su gran sueño, miro hacia arriba.


Corrompido por el cansancio reflejando su cara en su pequeño espejo de agua, miraba su equaxis, le daba felicidad creyendo en si mismo, y como todos los días, un par de golondrinos viéndolo pensar.


Evacuado por si mismo de la gran ciudad, con miedo al ruido y al paupérrimo ambiente de donde se le había dado el nacer, de donde el llamaba casa.


El escribía diariamente y hablaba solo verdades, dando a cuenta que la única forma de decirlas es cuando nadie esta para escucharlas, miro a la derecha al terminar este triunfo caligráfico y otra vez, Los golondrinos viéndolo. Solo dio a mente decir el porque y termino viendo a su odiada verdad, la verdad que tantas veces dijo al nadie escuchar, al mejor entendedor, que es el mejor que no entiende pero actúa. Volvió a la ciudad y no le importo nada dejo todo atrás y los animales... no solo los golondrinos... todos los animales viéndolo.


Remordimientos cero seguí su camino. Los golondrinos se fueron. Quien sabe a donde. Quizás a otro cuento, pero el se dio cuenta de su necesidad de aquellos golondrinos viéndolo, la atención que dos aves le declararon por mas de yo no se cuantos años que vivió desinformado abajo de aquel árbol de peras, en el crepúsculo soleado de las afueras.


Se dio cuenta de su necesidad a una amistad. O a unos ojos prestándole atención.


Murió de enteque.. Eso dijo su mama, mentiras murió de mal de ojo. Eso dijeron los golondrinos...


Murió sin los golondrinos viéndolo.

 


Julian Rodriguez

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Bienvenido a la comunidad de escritores, poetas y artistas del mundo.

 

Aquí podrá darse a conocer, conocer a otros, leer, disfrutar, compartir, aprender, educarse, educar, soñar y vivir el mundo de fantasía que hay en todo artista.

 

¿Quién sabe? ¡A lo mejor también es uno!

Están en línea

Hay 360 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver