Identificarse Registrar

Identificarse

Despues de un entierro multitudinario, donde  miles de personas no pudieron entrar al Cementerio Calancala, la familia y los amigos  de Julio Algarin, comenzaron a  buscar  la calle Murillo, para tomar los buses de regreso a  casa, y todos se sorprenden al escuchar la voz pausada del Difunto, que les dice, no se asusten soy yo, y estoy tomando atenta nota, de quienes de mis amigos y amigas, vinieron a mi Sepelio! en la estampida la gente se lanzo a la calle ,y se escuchó el golpe de los carros,y los ultimos alaridos..

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 256 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver