Identificarse Registrar

Identificarse

El viejo tío Aparicio, el tío burlón era un viejo de voz ronca y muy buen tomador, lo recuerdo recostado en su hamaca, leyendo el periódico otras  veces cantando o silbando alguna canción, esas de estilo mexicano pero con tono burlón, siempre dirigida hacia algunos de la familia en toda ocasión.

Recuerdo a mi madre y mis tías, contando en una ocasión que se burlaba de su prima, que sufría de estrabismo de aquellos que les dicen ojos azul celeste, un ojo al sur y otros para el este. Y el acostado en una hamaca medio prendió mareado por la bebida, meciéndose al son  vaivén, cantaba alegremente aquella canción de las hermanas calle que dice.

Ay, ay, ay, ay, donde estarán,

Esos ojitos que me hicieron suspirar

Ay, ay, ay, ay, donde andarán

Esos ojitos que no los puedo olvidar

Vuela, vuela palomita la,la,la,la - Layyy.

La madrina de él que lo crío de pequeño le decía - Apa  - eso es malo no te burles de la gente eso lo castiga Dios. Y el seguía con su chalequeo como cosa de Dios o algún tipo de casualidad, se le rompió el colgadero de la hamaca y se dio tremendo (1)“Caidon” durísimo contra el piso. -La madrina se lo advirtió- vistes Apa yo te lo dije. Eso es malo burlarse de la gente- Y él le replicó si madrina usted con ¡boca de santo! y la virola casi monja. Que más va hacer cosas de Dios.

(1)    “Caidon: en los llanos y en la cultura venezolana ponerle a las palabra un significado que expresa lo más propio de la región, Caída fuerte, como golpe fuerte”.

 

Y así en otras veces, que yo lo veía y oía burlándose de otra  prima mía, sobrina de él, ¡mama! El tío se está burlando de mí!-   y él decía – a pues! yo no puedo cantar, a muchacha bien tonta. Él que le cantaba - pata e chulé, pata e chulé , “chuletaaa” al tono del negro de Wilfrido Vargas.

Eso para el tío burlón era su pasatiempo, burlar, cantar, poner y sobrenombres. Otras como jugar béisbol con chapas de refresco y cerveza. Donde varios vecinos se reunían al frente de la casa y pasaban varios innings, afinando el ojo, con el palo de escoba bateando chapas y el pitcher perfeccionado su estilo para ponchar al contrario como si se tratara de una serie mundial de béisbol. Ha y otra cosa era fanático de la narrativa deportiva donde se ponía a narrar aquel juego como si fuese un campeonato ínter calles. Los paraíso de arriba vs los paraíso de abajo. Todo un acontecimiento deportivo local. Así lo recuerdo al tío Apa chacotero, burlón, el administrador del bar Pescadito el de la esquina del parque ferial, aquel de cara blanca, de Barba blanca, de nariz fina roja tostada por el sol el tío zumbón.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Están en línea

Hay 233 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver