Identificarse Registrar

Identificarse

Ante el pelotón de fusilamiento, en el último minuto y después de poner en paz su alma con el sacerdote, el condenado a muerte vio que uno de sus verdugos le ofrecía un cigarrillo, a manera de despedida.

Recordó todas las recomendaciones de su infancia, de padres y maestros y lo rechazó diciendo:

-         ¡No, gracias, fumar produce cáncer!

Por favor comparta este artículo:
Pin It

Bienvenido a la comunidad de escritores, poetas y artistas del mundo.

 

Aquí podrá darse a conocer, conocer a otros, leer, disfrutar, compartir, aprender, educarse, educar, soñar y vivir el mundo de fantasía que hay en todo artista.

 

¿Quién sabe? ¡A lo mejor también es uno!

Están en línea

Hay 224 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver