Identificarse Registrar

Identificarse

Cuando era niña su madre le leía cuentos de hadas donde siempre había un príncipe azul que por algún motivo había sido hechizado y convertido en sapo. Esas historias aparentemente ya estaban en el olvido.

En su adolescencia sufrió decepciones amorosas, como le ocurre a todos los jóvenes del mundo, hasta que en su vida apareció el que debía convertirse en el amor de sus amores. Se casaron y el romance no duró por que él la abandonó por una contorsionista de un circo que pasó por el pueblo.

Purita, que así se llama nuestra dama (por no decirle Purificación que es el nombre que figura en la partida de bautismo), entró en una profunda depresión que la llevó casi al suicidio y fue internada en una clínica psiquiátrica. De allí salió obsesionada por los relatos maravillosos de su niñez y se convenció de la existencia de los príncipes azules.

Poco a poco perdió la lucidez que le quedaba y deambulaba por los campos buscando sapos a los que besaba con amor esperando que se transformaran en un príncipe que la amara.

Edgar Tarazona Angel

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 257 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver