Identificarse Registrar

Identificarse

 

Nació y creció en Transilvania en medio de las leyendas sobre vampiros. Son mitos de los ancianos, decía, inventos de viejas, reiteraba el hombre. Las personas mayores le recordaban: “no hay que creer en brujas, pero que las hay, las hay”, y él reía.

Un día amaneció con dolor en el cuello, justo sobre la yugular, se tocó con la yema de los dedos y notó dos pequeñas heridas, se acercó al espejo y no se vio reflejado y le dolía todo el cuerpo con la luz del sol. Se había convertido en uno.

Por favor comparta este artículo:
Pin It

 

email

¿Quiere compartir sus eventos, noticias, lanzamientos, concursos?

¿Quiere publicitar sus escritos?

¿Tiene sugerencias?

¡Escríbanos!

O envíe su mensaje por Facebook.

Están en línea

Hay 146 invitados y ningún miembro en línea

Concursos

Sin eventos

Eventos

Sin eventos
Volver